FranklinMendoza
Agro y banca Por Franklin Mendoza

En el Perú mucho se viene hablando y compartiendo sobre los avances y retos de los Bancos en su proceso de transformación digital, en lo cual hemos dado varios pasos importantes y ya se puede visualizar algunos casos de éxito, sin embargo, no hemos podido avanzar al mismo nivel hacia una Banca más sostenible que se traduzca realmente en productos y servicios con componentes verdes hacia las empresas y personas. El cambio climático ya es parte de la Banca mundial, y felizmente es una tendencia irreversible, aunque en el Perú aun no terminamos de dar el salto. Aun no aterrizamos el enorme potencial de las inversiones verdes en nuestra economía, y en nuestras históricas brechas. Por ejemplo, la brecha en infraestructura es alrededor de USD 160 000 millones, y bien podríamos cubrirla con este tipo de financiamientos. Las condiciones están dadas y los beneficios son multiplicadores para todos los participantes: Bancos, inversionistas, empresas, consumidores y medio ambiente. Es una oportunidad para todos ¡

Capacidad de pago + Capacidad de proteger el medio ambiente = Financiamiento más barato


En poco tiempo, la capacidad de pago ya no será suficiente para acceder a financiamientos en buenas condiciones en términos de tasas plazos y coberturas. Ahora, las empresas para acceder a estos incentivos, deberán tener la misma capacidad de proteger el entorno ambiental y social donde operan sus negocios. Deberán incluir en sus estrategias de crecimiento políticas energéticas responsables, adoptar tecnologías y recursos respetuosos del medio ambiente.

¿Que son los Préstamos verdes y Bonos Verdes?


Los Préstamos Verdes son prestamos cuyo precio o tasa de interés está condicionado a que la cía. cumpla con determinados indicadores de sostenibilidad ambiental, social y de buen gobierno corporativo que son validados por certificadoras internacionales, algo muy parecido a las calificadoras de riesgo. La experiencia dicta que el balance para las cías es positivo. Es decir, los beneficios traducidos en menores costos financieros, posicionamiento responsable frente a sus grupos de interés, mayores clientes e ingresos sostenibles, son mucho mayores Versus las inversiones adicionales que tenga que realizar una cía. para cumplir con las condiciones ambientales.

Los Bonos Verdes son otra alternativa de financiamiento, que exige mayores costos y tiempos al estructurarla, pero que comparte el mismo ADN de sostenibilidad que un préstamo verde, al financiar proyectos que ayudan a combatir el cambio climático. Es decir, los bonos verdes podrían ser los hermanos mayores de los primeros.

Este tipo de financiamiento ha tenido mayor dinamismo en la región si lo comparamos con los préstamos verdes, y es debido al tamaño de los proyectos que se han financiado, lo cual es positivo por el impacto que genera en cada economía, sin embargo, deja una tarea pendiente frente a las empresas que no pueden emitir bonos, y frente a los consumidores que exigen no solo rapidez en la atención, sino productos con sellos ambientales.

Primeros pasos verdes en el Perú:


Si bien todavía estamos lejos de todo lo que han hecho países como México, Colombia y Chile, la buena noticia es que en el 2018 hemos marcado algunos hitos en ese camino hacia la sostenibilidad:

  1. El 31 de abril, la Bolsa de Valores de Lima (BVL) y la Embajada Británica, uno de los principales impulsores de este mecanismo a nivel mundial, presentaron la “Guía de Emisión de Bonos Verdes”, que sintetiza un protocolo y buenas prácticas para que las cías realicen emisiones verdes.
  2. El 22 de octubre, Productos Tissue del Perú (Protisa), fabricante de productos de higiene, fue la 1era cía. en emitir Bonos Verdes por USD 30 MM, cuya demanda fue nada más y nada menos que 3.6x.
  3. Y en noviembre, fue hito para la Banca peruana. BBVA Continental firmó con Ferreycorp el 1er financiamiento verde de Sudamérica por aprox. USD 70 MM. Esperemos que vengan más ¡

El camino aun es largo, pero ya hemos dados los primeros pasos.

Como mensaje final, los invito a tomar el reto, el reto de apoyar la sostenibilidad de nuestro país y de nuestra región, desde nuestra posición de Banco, empresa y consumidor. Impulsar el cuidado del medio ambiente ya no solo es responsabilidad de las grandes economías, ni de los Bancos de Desarrollo. La responsabilidad es de todos nosotros, de elegir proyectos, productos y servicios que tengan marcas ambientales.

Si te ofrecieran préstamos para financiar vehículos ecológicos, electrodomésticos eficientes o TC para comprar en lugares con sello ambiental, a tasas mucho más bajas que la que tienes los préstamos tradicionales

¿Lo tomarías?

…Y si te dijera que esto ya existe en otros mercados.