FranklinMendoza
Agro y banca Por Franklin Mendoza

El mundo cambia y la banca no ha sido ajeno a ello. Nosotros como banqueros o futuros banqueros tenemos la oportunidad de aprovechar estos cambios para seguir evolucionando como personas y profesionales:

1) Sé digital, pero más humano: Cuando empecé a trabajar en banca hace diez años, era necesario conocer de balance y PyG. Ahora, además de ello, resulta inevitable aprender de machine learning, blockchain y big data, pero sobre todo, yo diría entender su aplicación en los productos y servicios que ya vienen cambiando nuestro día a día. Sin embargo, a pesar del conocimiento digital, todavía resulta más importante mantener una buena actitud y cercanía con las demás personas sin importar su título, ya sea un compañero, jefe o cliente. Sé digital, pero más aún humano. Ahí está la diferencia. Lo digital suma, lo humano y personal multiplica. Carlos Raúl Yepes, expresidente del Grupo Bancolombia en su libro Por otro camino, de regreso a lo humano lo describe muy bien: “Existen muchos banqueros y personas expertas en finanzas, mercadeo, tecnología o banca de inversión. Lo que escasea son personas y profesionales humildes, aquellos que sean capaces de relacionarse con los demás, no desde la superioridad, sino de la humildad”.

2) Finanzas verdes: Los criterios de sostenibilidad a nivel mundial cada vez ganan más peso en la cartera de productos de los Bancos, lo cual es positivo. En México, Chile y Colombia el desarrollo ya lleva algunos años, tanto que ya tienen varios bonos verdes en su haber. En el Perú, el desarrollo aun es incipiente, y el conocimiento limitado, y eso lo convierte en una ventaja competitiva para aquel que desee profundizar y especializarse, ya que inevitablemente los bancos locales deberán sumarse en la lucha contra el cambio climático para seguir vigentes. Vivimos en un país y una región que, por sus brechas de infraestructura, representan muchas oportunidades de inversión y financiamiento verde. Philip Hardwick, experto en financiamiento climático y exdirector de JP Morgan, lo traduce así: “Latam representa la oportunidad de invertir en grandes proyectos con fondos verdes y Europa la fuente de recursos para financiarlos”.

3) Adopción al cambio: Si bien el cambio es una constante, no solo en las empresas sino también en nuestras propias vidas, considero que el nivel de cambios en un banco suele tener un ritmo particular. Te cambiarán de jefe, de área, de director, y algunas veces hasta de gerente general o presidente del banco, y tal vez todo en un año. Te enviarán de una sucursal a la que estabas acostumbrado a otra. Tendrás que cerrar un proyecto posiblemente justo el día de tu cumpleaños para evitar perder a un cliente, lo cual puede ser una buena noticia, ya que podría ser el cumpleaños de tu madre o de tu hija. Una forma de analizar todo esto es que pueden ser demasiados cambios para ti, la otra es que todo ello te llevará a un nivel de madurez y flexibilidad en tu forma de pensar y hacer las cosas, que se convertirán en tus activos fijos a lo largo de tu carrera. Los cambios son retos, y los retos son oportunidades de seguir avanzando.

4) Inglés: La economía peruana es una de las que más ha crecido en los últimos años en la región, generando mayor ingreso de capitales y empresas extranjeras. El mercado local se ha vuelto cada vez más internacional, y esto exige a los bancos, como empresas de servicios adaptarse a las necesidades de sus clientes. Dentro de este contexto, el idioma inglés se convierte en un requisito casi tácito de servicio. Aprenderlo puede ser una barrera, pero también una puerta hacia mayores oportunidades. Aquí toca invertir tiempo y dinero. Aaron Benites, fundador de una escuela de inglés en México lo explica muy bien: “El mejor método para hablar inglés es aquel con el que te comprometas”.  Si quieres rentabilidad profesional a mediano plazo, invierte.

5) Elige un buen mentor: Esto es aplicable en toda etapa de la carrera y para toda profesión. Un buen mentor puede ahorrarte muchos fracasos innecesarios, potenciar tus capacidades y hacerte evolucionar en aquellas áreas donde te quedaste congelado. Te recomiendo elegir como guía a alguien a quien admires y respetes mucho como persona y profesional, pero sobre todo que sienta también mucha cercanía contigo. Puede ser un exprofesor, un exgerente o un amigo. El consejo de un buen un mentor puede ser oro puro en el momento adecuado. Mark Zuckerberg, Bill Gates y Branson han tenido diferentes mentores en su vida. ¿Por qué tu no?

Tags
banca