ÓscarIbazeta
Apuntes Retail Por Óscar Ibazeta

La noticia de la semana fue sin duda el retorno de Oechsle al Jockey Plaza, algo muy comentado en las redes sociales. Algunos decían que era parte de una estrategia y que se veía venir. Particularmente me cuesta creer en una estrategia muy elaborada teniendo en cuenta que Oechsle fue recientemente descabezado y está inmerso en una serie de cambios. Una posibilidad es que el Jockey Plaza tuvo que hacer algunas concesiones para que Oechsle se mantenga como locatario y no se marche definitivamente.

Otro tema muy comentado es respecto al surtido que maneja la departamental. Si bien el surtido es importante dentro del marketing mix de una tienda, para que ésta sea exitosa hay tres factores cruciales: ubicación, ubicación y ubicación. Si el surtido y las marcas fueran más importantes, Saga y Ripley no abrirían cerca de su casa o en las zonas más caras y concurridas de la ciudad, abrirían en el desierto y todos iríamos hacia allá si la premisa de que el surtido y las marcas son lo más importante.

La ubicación es fundamental en el éxito de una tienda, incluso supera a la experiencia de compra. Por ejemplo, muchas tiendas ubicadas en el Mercado Central de Lima tienen una pésima atención, mala iluminación y, si haces un estudio de precios, no son tan económicas como muchos creen, pero casi todo el tiempo están repletas. ¿Por qué? Porque están en ubicaciones privilegiadas de alto tráfico.

La permanencia de Oechsle en el nuevo hall del Jockey ayuda a que el tráfico pueda mejorar, pero pretender que sólo con poner anclas y descuentos en el parqueo se solucionará el problema es tratar de vaciar la piscina con una cucharita. Se requiere de un delicado ‘ecosistema’ donde estén presentes no sólo tiendas ancla, marcas exitosas y tiendas con experiencias de compra novedosas. Se requiere de cirugía mayor con generadores de tráfico mucho más potentes que no necesariamente estén ligados a la comercialización de espacio. Esto no lo decimos sólo nosotros, lo dicen los ‘gringos’ inventores de los malls. En los últimos congresos internacionales de retail se habla de que el centro comercial debe ser un lugar al que el cliente ansíe ir y sentirse como en casa, y lo llene de experiencias, y que no sólo vaya a comprar. Un cliente realmente satisfecho te premiará con su compra y su lealtad.

Los cambios que ejecute el Jockey Plaza deben ser rápidos. Por lo que se puede observar en el mercado, hay una reactivación de proyectos con un potente mix de locatarios. La competencia recién empieza.