29 abril 2016

Manuel Pulgar-Vidal: Zona reservada en el norte reconocerá derechos preexistentes de petroleras

El ministro del Ambiente considera que temor de empresas petroleras frente a la creación de una zona reservada se debe a “un error de concepto”.

Manuel Pulgar-Vidal tiene confianza en lograr, en este gobierno, la creación de la Zona Reservada del Pacífico Tropical, un área natural protegida que busca conservar el mar cálido que se extiende por las regiones de Piura y Tumbes, declaró hoy en RPP Noticias. 

El titular del Ministerio del Ambiente (Minam) reconoció que hay oposición de dos empresas de hidrocarburos y del Gobierno Regional de Tumbes por diversos motivos. “En el tema de las empresas petroleras, ellos tienen el temor que la creación de la zona reservada pueda desconocer sus derechos preexistentes, lo que es un error de concepto”, explicó.

Agregó que hay casos como el australiano, en el que se ve que es totalmente factible la compatibilidad entre la extracción con la conservación. “Éstas son labores de convencimiento e insistencia. En eso estamos, estamos en esta labor de convencimiento”, declaró.

artículo relacionadoLey de plásticos: grandes empresas recibirían sanción de S/294,000 por entregar sorbetes

Asimismo, Pulgar-Vidal detalló que la propuesta tiene el respaldo de pescadores artesanales, de las localidades de la zona marino costera de Piura y Tumbes, así como de las empresas turísticas y hoteleras, y del Gobierno Regional de Piura.

Antecedentes

La propuesta de la zona reservada está ubicada en el mar de Tumbes y Piura, y comprende cuatro sectores que se superponen a lotes para la exploración y explotación de hidrocarburos con contratos vigentes suscritos con el Estado peruano, y en los que las empresas operadoras vienen cumpliendo con sus compromisos ambientales, sociales y de inversión, según el gremio.

La SPH señaló que, en esta coyuntura, la iniciativa de la zona reservada modifica las reglas de juego acordadas al momento de la suscripción de los contratos, lo cual no contribuye “a la ejecución de inversiones y crean incertidumbre, tanto para todas aquellas empresas con contratos suscritos con el Estado Peruano, como para otros potenciales inversionistas que el Estado intente atraer al Perú”.

Artículos Relacionados