29 mayo 2018

Estados Unidos impondrá US$50,000 millones en aranceles a China

La Casa Blanca detalló que se impondrá aranceles de 25% a tecnología china.

La Casa Blanca anunció este martes que impondrá un arancel de 25% sobre US$50,000 millones de productos chinos que contengan “tecnología industrialmente importante”, incluidos los relacionados con el programa “Made in China 2025”. A  través de un comunicado, detalló que el anuncio de la lista final de importaciones que estarán sujetas al arancel se anunciará el próximo 15 de junio.

“Para proteger nuestra seguridad nacional, Estados Unidos implementará restricciones específicas de inversión y controles reforzados de exportaciones para personas y entidades chinas relacionadas con la adquisición de tecnología industrialmente importante”, apuntó en un comunicado la Casa Blanca.

artículo relacionadoDonald Trump canceló reunión con líder norcoreano Kim Jong-un en Singapur

La Casa Blanca adujo que China había “seguido políticas industriales y prácticas de comercio desleal”, incluyendo dumping, barreras comerciales no arancelarias y subsidios industriales que “defienden a las firmas chinas e imposibilitan que muchas empresas estadounidenses compitan en igualdad de condiciones”. “A partir de ahora, esperamos que las relaciones comerciales sean justas y recíprocas”, dijo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El mandatario agregó que el programa “Made in China 2025″—con el que China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón— “daña a las empresas en los Estados Unidos”.  Anotó también que la tasa arancelaria promedio de China “es casi tres veces mayor que la tasa promedio de los Estados Unidos”. Recordó que mientras en su país se aplica un arancel de 2.5% a los automóviles chinos, el gigante asiático mantiene un arancel del 25% para los automóviles. Cabe destacar que China anunció que reduciría la tasa a 15% a partir de julio.

De otro lado, la Casa Blanca anunció que Estados Unidos solicitará a China que elimine todas sus barreras comerciales, incluidas las barreras comerciales no arancelarias, “lo que hace que sea difícil e injusto hacer negocios allí”.  El anuncio llega una semana después de que Estados Unidos y China decidieron rebajar la tensión en el frente arancelario y acordar dejar sin efecto las subidas tarifarias que amenazaban con desencadenar una guerra comercial.

Artículos Relacionados