19 diciembre 2018

El FMI aprobó desembolso de US$7,600 millones para Argentina

El total de fondos entregados este año suman más de US$28,000 millones.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó este miércoles un desembolso de US$7,600 millones adicionales para Argentina que forma parte del programa de auxilio pedido por Buenos Aires para atajar la crisis económica. Este es el tercer desembolso en el año, con lo que el total de fondos entregados este año a Argentina por el organismo multilateral suman US$28,090 millones.

“El Directorio Ejecutivo del FMI concluyó el día de hoy la segunda revisión de la evolución económica de Argentina en el marco del Acuerdo Stand-By a 36 meses aprobado el 20 de junio de 2018”, dijo la institución con sede en Washington en un comunicado.

artículo relacionadoArgentina y el FMI acordaron elevar el acuerdo financiero a US$57,100 millones

A cambio del préstamo standby, que suma US$57,100 millones y que fue acordado por 36 meses en junio pasado, el FMI impuso una serie de reformas económicas que incluyen recortes para bajar el déficit a cero en 2019. “Hay primeros indicios que el programa de reforma económica rediseñado de las autoridades argentinas, incluyendo el nuevo marco de política monetaria, está dando resultados”, dijo David Lipton, número dos del Fondo.

Si bien Lipton indicó que el peso se está estabilizando y se espera que la inflación —que en noviembre llegó al 3.2%,  menor al 5.4% reportado en octubre, con lo que acumuló un alza de 43.9% en lo que va del año— siga cediendo, anotó que la economía argentina todavía se está contrayendo y “sigue siendo vulnerable a los cambios en la confianza de los mercados”. En el tercer trimestre la economía argentina se contrajo 3,5% en términos interanuales, sumando dos trimestres consecutivos en rojo y entrando en recesión. El FMI proyecta que la economía argentina se contraerá 2.6% en 2018 y 1.6% en 2019.

En esa línea, consideró que la economía argentina se estabilizará si se concretan determinadas reformas a mediano plazo. Dijo que las reformas estructurales ayudarían a impulsar la inversión y la productividad; aumentar la empleabilidad de las mujeres, los jóvenes y los trabajadores de bajos ingresos; y brindar mayor apoyo a los pobres. “Los esfuerzos también podrían dirigirse a mejorar la eficiencia del gasto social al tiempo que se amplía la cobertura de la red de seguridad social. También sería importante continuar eliminando las distorsiones en el sistema tributario, mejorando las regulaciones del mercado laboral, colocando el sistema de pensiones en una base financiera sostenible y fortaleciendo la gobernabilidad”, agregó.

Artículos Relacionados