22 enero 2019

Estados Unidos rechazó visita de negociadores de China

La reunión iba a preparar el terreno para el encuentro entre el vicepresidente chino Liu He y Robert Lighthizer, representante de comercio de EEUU.

Una oferta para una reunión preparatoria, realizada por por dos viceministros chinos, fue rechazada por la gestión de Donald Trump. El gobierno estadounidense respaldó su decisión en base al poco progreso que han tenido los pedidos realizados a China. El 30 y 31 de enero, Liu He, vicepresidente de China, y Robert Lighthizer, representante de Comercio de EEUU, se reunirán para intentar ponerle fin al conflicto comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

La reunión cancelada esta semana con Wang Shouwen, viceministro de comercio, y Liao Min, viceministro de finanzas, tenía la intención de preparar el camino para que el encuentro entre He y Lighthizer sea exitoso. Sin embargo, el poco avance en la resolución de dos puntos importantes planteados por Estados Unidos habrían frenado la reunión: poner fin a lo que el gobierno de Trump llama transferencias de tecnología “forzosas” y la eliminación de las reformas “estructurales” de la economía china.  

El primer pedido se refiere a las supuestas transferencias tecnológicas que Beijing ordenaría realizar a compañías extranjeras en beneficio de las empresas chinas. Mientras que el segundo requerimiento está dirigido a la derogación de los subsidios estatales y las políticas industriales del gobierno de Xi Jinping, presidente de China, debido a que consideran que discriminan a inversores extranjeros.

artículo relacionadoGuerra comercial: la lucha por aliviar las tensiones entre EEUU y China en el 2019

Además, los negociadores de Trump habían solicitado que Wang y Liao lleguen con una oferta escrita que explique cómo el gobierno chino iba a responder a los pedidos de Estados Unidos. Sin embargo, según reporta el Financial Times, “los negociadores del señor Xi se rehúsan a alterar su férrea posición de que las compañías extranjeras no son forzadas a transferir tecnología a las empresas chinas”. También afirman que la reciente oferta de Beijing para mejorar los accesos al mercado para los inversores extranjeros debería dar respuesta a las preocupaciones estadounidenses.

El 1 de marzo ha sido señalado por Donald Trump como la fecha límite para las negociaciones. Trump ha afirmado que si no se logra ningún acuerdo luego de estas reuniones duplicará las tasas de impuestos punitivos en casi la mitad de las exportaciones de China a Estados Unidos. Subirían de 10% a 25%.

“De acuerdo a personas informadas sobre las conversaciones, los negociadores chinos esperan que el señor Trump sea apaciguado por las promesas de grandes compras de commodities estadounidenses en agricultura y energía que ayudarán a reducir el desequilibrio comercial crónico”, informó FT.

Artículos Relacionados