18 abril 2018

SNI: el MEF no debe perder de vista la reforma laboral

El gremio señala que si no se reduce la rigidez laboral, la pérdida de empleos formales se agudizaría.

La Sociedad Nacional de Industrias (SNI) coincidió con las declaraciones del titular del Ministerio de Economía y Finanzas, David Tuesta, quien reconoció que el mercado laboral peruano es “hiperrígido”. No obstante, la SNI consideró que el objetivo no es evitar ser más rígido, sino flexibilizar el mercado laboral con la finalidad de crear condiciones que permitan competir y generar más empleos formales.

“El Perú es uno de los nueve países del mundo en los que es más difícil contratar según el WEF, situación que se ha agravado aún más al caer 35 puestos desde el 2011”, manifestó la SNI. Señaló que la regulación laboral del país está al nivel de países como Venezuela, siendo incluso más sencillo crear empleo formal en todas las economías del Asia y del África, que en el Perú.

El gremio industrial indicó que el grado de rigidez laboral en el Perú es de tal gravedad que economías de ingresos bajos como Burundi, Nepal, Yemen y Zimbabue tienen una mejor regulación laboral que la peruana.

La SNI afirmó que una evidencia de la elevada y creciente rigidez laboral es el reciente “incremento antitécnico” de la Remuneración Mínima Vital (RMV) en 9.4%, el cual se aprobó sin un análisis costo – beneficio. Así, ningún indicador de productividad o inflación se incrementó desde el anterior aumento del sueldo mínimo en esa magnitud.

artículo relacionadoBCR: incremento del 10% en el sueldo mínimo aumentaría la informalidad en 1.9%

“El contexto económico actual no era el más adecuado para incrementar la RMV. La informalidad laboral alcanza ya a 12.1 millones de trabajadores; en el 2017 se perdieron 127,000 empleos formales, cuyo descenso es el más alto de la década, mientras que la industria, que es uno de los sectores más intensivos en la generación de empleo formal, está en crisis desde hace cuatro años”, detalló el gremio industrial, el cual advirtió que el aumento de la RMV acentuará la caída del empleo formal.

En ese sentido, la institución reiteró la necesidad de que se formule una propuesta de reforma laboral, cuya finalidad sea incorporar a millones de peruanos a la formalidad mediante la reducción de la rigidez del sistema actual y el impulso de la productividad a través de la capacitación laboral y entrenamiento en el trabajo.

Por ello, la SNI exhortó al gobierno y al Congreso a buscar un consenso mínimo que permita reducir la “hiperrigidez” y viabilice la reforma que exige el mercado laboral peruano para ser competitivo, de lo contrario, la pérdida de empleos formales se agudizará.

En diálogo con SEMANAeconómica, el ministro Tuesta reconoció que es “difícil” realizar reformas estructurales como la laboral en los tres años que le queda al actual gobierno.

Artículos Relacionados