26 julio 2018

Moody's rebajó a A1 la calificación de deuda de Chile, pero mejoró su perspectiva

La agencia no prevé que Chile recupere la solidez crediticia que tenía en años anteriores.

El deterioro constante de la posición fiscal de Chile —el déficit fiscal representó el 2.9% del PBI en febrero, y este año terminaría en 3.2%—, los bajos niveles de ingresos del país y su dependencia a los commodities, llevaron a la agencia estadounidense Moody’s a rebajar su calificación de deuda de ‘Aa3’ a ‘A1’. No obstante, debido a las fortalezas de la economía la agencia decidió mejorar su perspectiva de ‘negativa’ a ‘estable’.

“La posición fiscal de Chile se ha deteriorado de forma constante en los últimos años y la fortaleza del balance general del gobierno, en la opinión de Moody’s, ya no resulta lo suficientemente robusta como para compensar las debilidades del perfil crediticio de Chile”, se advirtió en un reporte. En ese sentido, declararon que es probable que las medidas de la deuda se estabilicen, pero es improbable una reversión en el deterioro de los parámetros fiscales y de deuda.

artículo relacionadoGuillermo Ferrero, del PPU: "El Perú puede superar a Colombia y a Chile en M&A este año"

La agencia explicó que un alto crecimiento del PBI podría haber compensado el efecto de los factores que limitan el perfil crediticio de Chile. Sin embargo, recalcaron que proyectan que el crecimiento de mediano plazo de Chile esté cercano al 3%, por debajo de la tasa anual de crecimiento de 3.7% prevista para 2018, y muy por debajo de las tasas de crecimiento reportadas con anterioridad al shock de commodities de 2014.

Sobre la perspectiva ‘estable’ de Chile, se explicó que refleja la opinión de Moody’s con respecto a que el gobierno conserva fortalezas crediticias significativas, que incluyen altas puntuaciones en los indicadores de gobernanza y efectividad de políticas públicas. “La fortaleza fiscal del gobierno sigue siendo muy elevada, con ratios de deuda por debajo de los de varios países con una calificación de A”, se indicó.

Al conocer la decisión de Moody’s, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, sostuvo que “Chile está pagando las consecuencias del deterioro fiscal y bajo crecimiento de los últimos cuatro años”. Sin embargo, agregó que le sorprende que esta decisión ocurra justo cuando la economía chilena acelera su crecimiento y los ingresos fiscales han aumentado por sobre las estimaciones de mercado. A juicio del funcionario, la rebaja debió haber ocurrido el año pasado, como fue el caso de S&P y Fitch.

Artículos Relacionados