29 enero 2017

Estados Unidos: jueza federal bloqueó decreto anti-inmigración de Donald Trump

El presidente Trump negó que su decreto sea una “censura contra los musulmanes”.

En su primera semana como gobernante, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó órdenes ejecutivas para promover la salida del TPP, construir un muro en la frontera con México, y prohibir la entrada de musulmanes al país norteamericano.

El último decreto establece el cierre temporal de las fronteras de Estados Unidos para los inmigrantes de siete países de mayoría musulmana —Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak— y para refugiados de todo el mundo.

La prohibición a la inmigración tiene una vigencia de 90 días y podría convertirse en permanente si los países señalados no entregan la información migratoria solicitada. El veto a los refugiados estará vigente cuatro meses, pero la medida para Siria es indefinida.

La orden ejecutiva causó revuelo en varios aeropuertos, pues alcanza a personas con visados en regla y permiso de residencia (green card). Así, miles de estudiantes y trabajadores con permiso legal para ingresar Estados Unidos están varados, las aerolíneas sólo dejan embarcar a quienes cuenten con permisos diplomáticos, y la policía ya detuvo pasajeros extranjeros.

Orden federal

Sin embargo, 24 horas después, un fallo judicial bloqueó en parte el decreto de Trump. La jueza Ann Donnelly, del Tribunal Federal de Brooklyn, ordenó que hasta el 21 de febrero ninguna persona que entre en Estados Unidos con un visado en regla sea deportada. También ordenó al gobierno comunicar la lista de todas las personas retenidas en los aeropuertos desde la noche del viernes.

artículo relacionadoDonald Trump firmó orden ejecutiva para construir muro en frontera con México

El fallo tiene alcance nacional, y respondió a una queja presentada por la American Civil Liberties Union (ACLU) en nombre de dos ciudadanos iraquíes que fueron detenidos al llegar al aeropuerto JFK.

Reacción del Ejecutivo

El Departamento de Seguridad Nacional emitió un comunicado en el que asegura que “cumplirá con las órdenes judiciales”, pero ha reiterado que la decisión ejecutiva del presidente se mantiene.

El objetivo oficial es “proteger al pueblo estadounidense de ataques de extranjeros admitidos en Estados Unidos”. Organizaciones progresistas y de defensa de los derechos humanos criticaron el decreto aduciendo que viola la Ley de inmigración y la Constitución, al ser discriminatoria. En tanto, miles de manifestantes han ocupado las terminales de los grandes aeropuertos del país para condenar la medida.

Se conoce que Trump habló durante el sábado con varios líderes mundiales como el presidente ruso Vladimir Putin, el primer ministro japonés Shinzo Abe, la canciller alemana Angela Merkel, y el mandatario francés François Hollande, para explicar su nueva política migratoria.

El domingo, la Casa Blanca emitió otro comunicado en el que el mandatario niega que su decreto sea una “censura contra los musulmanes”.

Trump informó que EEUU reanudará la expedición de visados “cuando hayamos revisado y puesto en marcha políticas más seguras en los próximos 90 días”. Además, recalcó que “en el mundo hay más de 40 países donde la mayoría de los ciudadanos son musulmanes” que no se ven afectados por su decreto.

Artículos Relacionados