11 abril 2017

Marcelo Odebrecht confiesa haber pagado US$4 millones a Lula da Silva

El expresidente de Odebrecht dijo que entregó ese monto al expresidente de Brasil entre el 2012 y el 2013.

Marcelo Odebrecht, preso desde junio de 2015, declaró ayer ante el juez federal Sérgio Moro, responsable de las investigaciones del gigantesco caso de corrupción en Petrobras, conocido como Lava Jato, que Lula da Silva es en realidad el beneficiario de los pagos descubiertos en las libretas de contabilidad de la empresa bajo el nombre de “amigo”.

Se trata de la primera declaración del ejecutivo ante la justicia tras haber llegado a un acuerdo para delatar la trama de corrupción alrededor de la petrolera estatal Petrobras a cambio de tener una rebaja en la condena. Aunque su testimonio está bajo sigilo, fue filtrada a los medios de comunicación, indica la agencia EFE.

Según las informaciones, Marcelo Odebrecht aseguró haber entregado el dinero a Lula, presidente de Brasil entre 2003 y 2010, en pagos realizados entre el 2012 y el 2013.

artículo relacionadoOdebrecht busca diálogo con el gobierno antes de acudir a instancias internacionales

El empresario también explicó que hizo varios pagos al Instituto Lula, que dirige el expresidente, para la compra de un terreno en el que debía construirse un edificio en el que la entidad tendría su sede.

Además, también habría entregado cerca de US$16 millones para la campaña electoral en 2010 de Dilma Rousseff, ahijada política de Lula da Silva y sucesora suya en el cargo (2011-mayo de 2016), mediante el entonces ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Marcelo Odebrecht declaró que otros nombres que aparecían en la libreta de contabilidad del grupo, como “post-italiano” e “italiano”, eran Guido Mantega y Antonio Palocci respectivamente. Palocci, quien fue ministro con Lula y Rousseff, era el principal interlocutor del gobierno con el grupo Odebrecht, según el empresario, y fue sustituido en la función por Mantega.

Odebrecht fue condenado a 19 años de prisión en uno de los procesos vinculados a la gran red de corrupción en Petrobras, en la que la constructora que dirigía es una de las más salpicadas por los desvíos.

Artículos Relacionados