07 julio 2019

Alianza del Pacífico abrió sus puertas a Ecuador y proyecta su inclusión en un año

El grupo se comprometió a acelerar los trámites para que Ecuador se convierta en un miembro activo de la Alianza del Pacífico.

Ecuador está cada vez más cerca de convertirse en un miembro activo de la Alianza del Pacífico, el grupo económico conformado por México, Chile, Perú y Colombia. Este bloque concentra el 37% del PBI de América Latina y el Caribe, y atrae el 45% de la inversión extranjera directa en la región.

Así, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, participó en la XIV cumbre del bloque realizada en Lima junto a los presidentes Martín Vizcarra de Perú, Sebastián Piñera de Chile, Iván Duque de Colombia, y el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

“Los cuatros países miembros hemos acogido a Ecuador y hemos asumido el compromiso de acelerar los trámites de su incorporación como miembro pleno”, dijo Martín Vizcarra en conferencia de prensa. La Alianza del Pacífico ha acordado que este proceso tenga una duración máxima de un año y que Ecuador se incorpore al bloque a más tardar para el 2020.

artículo relacionadoFIAP: jubilación anticipada en Perú afecta a países de la Alianza del Pacífico

“Hemos dado la bienvenida a Ecuador, que siempre ha debido ser parte de la alianza y que por razones conocidas no lo fue, pero que hoy se dieron las circunstancias y tuvimos la presencia del presidente Moreno”, dijo Sebastián Piñera. Por su parte, Iván Duque resaltó que “la incorporación de este país hermano es una oportunidad maravillosa para seguir fortaleciendo nuestras relaciones comerciales intrarregionales”.

Asimismo, el mandatario ecuatoriano aseguró que “la Alianza del Pacífico significa más mercados internacionales para pequeños y medianos productores, más oportunidades de inversión y comercio; es decir, más empleo y trabajo para los ecuatorianos”.

Por otro lo lado, los Estado miembro también suscribieron una declaración en contra del proteccionismo y apoyaron reformas en la Organización Mundial de Comercio (OMC) para garantizar una mayor estabilidad en los intercambios comerciales. Esta declaración estuvo enmarcada en un contexto donde la guerra comercial entre China y EEUU ha provocada el alza de los aranceles entre ambas potencias económicas.

Los presidentes también firmaron la “Declaración de Medio Ambiente”, la cual implementa una gestión sostenible del plástico en el bloque con el apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Artículos Relacionados