03 mayo 2016

Rafo León deberá cumplir reglas de conducta por un año por caso de difamación

La jueza a cargo del proceso se reservó la lectura del fallo condenatorio en contra del periodista.

El periodista Rafo León deberá cumplir un año de reglas de conducta en el marco del caso de difamación en su contra iniciado por el ex editora de El Comercio Martha Meier. La decisión fue adoptada por la jueza Susan Coronado Zegarra, quien se reservó el fallo condenatorio contra el periodista.

Según lo resuelto por el 42º Juzgado Penal de Reos Libres de Lima, las normas de conducta que deberá cumplir Rafo León incluyen no cambiar de domicilio y acudir todos los meses a firmar un cuadernillo de registro por período de un año. En caso el periodista no cumpla con estas reglas, se hará lectura del fallo condenatorio en su contra.

La figura de reserva de fallo condenatorio no significa prisión suspendida, precisó el abogado del periodista. Además, la sentencia del juzgado incluye el pago de una reparación civil de S/.6,000 a la querellante Martha Meier Miró Quesada.

artículo relacionadoPPK suscribió la Declaración de Chapultepec a favor de la libertad de prensa

Rafo León fue acusado por difamación agravada en contra de Martha Meier Miró Quesada, exeditora del diario El Comercio, luego de publicar la columna “¿Qué hacemos con la primita?” en la revista Caretas en el año 2014. En dicho texto, León criticaba la columna “El síndrome de Susy”, escrita por Meier Miró Quesada, donde criticaba la gestión de la exalcaldesa de Lima Susana Villarán.

Tras la lectura de la sentencia, el periodista indicó que apelará la decisión de la jueza Susan Coronado Zegarra para su revisión y no descartó acudir a instancias internacionales. “Este es el inicio del fin de su carrera”, expresó León a la magistrada Coronado Zegarra.

En la lectura de la sentencia -que se realizó en la sede del Poder Judicial de la avenida Abancay- se indicó que la nota de Rafo León no contiene elementos de interés público; que las críticas hacia Susana Villarán están justificadas, mientras que las críticas hacia Meier Miró Quesada no, en tanto no es funcionaria pública; y que la querellante pudo sufrir de “ansiedad y depresión”.

Artículos Relacionados