20 abril 2018

Terroristas Osmán Morote y Margot Liendo dejaron el penal Ancón I

El Colegiado A de la Sala Penal Nacional dispuso prisión domiciliaria mientras sigan procesados por el caso Tarata.

Osmán Morote y Margot Liendo, altos mandos de la organización terrorista Sendero Luminoso, dejaron el penal Ancón I alrededor del mediodía y fueron trasladados a sus respectivos domicilios luego de que el Colegiado A de la Sala Penal Nacional ordenara que afronten el proceso judicial que se les sigue por el atentado perpetrado en 1992 en la calle Tarata bajo arresto domiciliario.

Decenas de reporteros esperaron la llegada de Morote y Liendo en las afueras de sus casas en Chaclacayo y Santa Anita, respectivamente. Los senderistas bajaron de los vehículos resguardados por agentes de la policía e ingresaron a sus domicilios sin dar mayores declaraciones a la prensa. Algunos vecinos se acercaron para expresar su rechazo por la liberación de los terroristas.

artículo relacionadoTarata: PJ ordenó que terrorista Osmán Morote siga juicio bajo prisión domiciliaria

El Ministerio Públicoinformó ayer por la noche que interpuso un recurso de nulidad contra la resolución judicial que ordenó excarcelar a Liendo y Morote, quienes son procesados por  el delito de terrorismo agravado. “El pedido se sustenta en el incumplimiento del pago de la caución económica y la falta de medidas de seguridad en los inmuebles donde cumplirían arresto domiciliario”, informó la fiscalía.

La sala que ordenó la liberación desestimó un informe policial que advertía que no se podía brindar seguridad a los domicilios de los terroristas porque lo consideró “contradictorio”. Asimismo, dispuso que ambos paguen una caución de S/.10,000 en un plazo de cinco días hábiles o deberán volver a prisión. El monto aún no ha sido cancelado. Raúl Bonet, abogado de Morote, informó que reunirán el dinero mediante préstamos y la “solidaridad” de sus conocidos.

Los mandos senderistas estaban en prisión debido a que la justicia había dictado prisión preventiva en su contra por el caso Perseo. La medida fue dictada por 18 meses, pero luego se amplió a 24 y finalmente a 36. La fiscalía solicitó una ampliación adiciona, pero fue rechazada. En marzo, el Poder Judicial sostuvo que el plazo máximo de prisión preventiva es de 36 meses y no puede ampliarse.

Artículos Relacionados