14 mayo 2018

María Elena Foronda: condenada por terrorismo ya no trabaja en el Congreso

El presidente del Congreso, Luis Galarreta, anunció que se investigará si hay otras contrataciones de este tipo.

La congresista María Elena Foronda, quien contrató a la condenada por terrorismo, Nancy Madrid, como asistente de su despacho desde julio del 2016, anunció que ya no trabaja más en el Congreso.

“Ella había cumplido su pena, no ha tenido 18 años de cárcel. Legalmente, la señora estuvo capacitada para poder reinsertarse. ¿Que fue un error quizá cometer esta acción [contratar a Madrid]? Tenemos que evaluarlo”, señaló la parlamentaria del Frente Amplio, quien mostró ante la prensa una carta en la que se da cuenta de la renuncia de Madrid.

Foronda ahondó en el derecho de las personas de reinsertarse a la sociedad y afirmó que esta denuncia periodística, presentada por Panorama, busca dañarla a ella y a la bancada del Frente Amplio, por sus labores en la lucha anticorrupción.

artículo relacionadoBancada de Frente Amplio se reunió con César Villanueva y pidió nueva Constitución

El medio televisivo informó que Madrid trabaja en el despacho de Foronda desde julio del 2016. Ganaba alrededor de S/.2,600. Según la información proporcionada por la Policía, Madrid fue sentencia a 18 años de prisión por el delito de terrorismo y al pago de una reparación civil de S/.10,000. De acuerdo con Panorama, la exintegrante del MRTA todavía debe dinero por intereses, luego de que el Estado ejecutara un embargo para el pago de la reparación.

Galarreta anunció investigación

En conferencia de prensa, el presidente del Congreso, Luis Galarreta, informó que se investigará e identificará posibles contrataciones del mismo tipo. “Traer una persona así porque reúne los requisitos formales, esa excusa no la acepto […] La congresista Foronda le debe una explicación al pueblo peruano. ¿Por qué trae una terrorista a su despacho?”, se preguntó Galarreta.

El congresista del Frente Amplio también anunció que este jueves se propondrá la segunda votación de la ley que prohíbe a los condenados por delitos de terrorismo, trata de personas, delitos sexuales o corrupción, trabajar en el sector público. El proyecto de ley fue aprobado hace dos semanas por primera vez, con 68 congresistas a favor, cuatro en contra y cero abstenciones.

Artículos Relacionados