12 septiembre 2018

Gobierno estableció que trabajadores puedan fraccionar sus vacaciones

Los trabajadores del sector privado podrán hacerlo siempre y cuando el empleador acepte sus solicitudes.

El Ejecutivo emitió un decreto legislativo  que flexibiliza y permite el fraccionamiento del descanso vacacional para los trabajadores del sector público. En el caso de los trabajadores del sector privado, la norma señala que el descanso vacacional debe ser ininterrumpido, pero que puede ser fraccionado previa solicitud del trabajador y acuerdo con el empleador.

El decreto también establece que los trabajadores del sector privado que finalicen su vínculo laboral con una empresa no estarán obligados a compensar los días de vacaciones que hayan recibido por adelantado si es que no dispone de vacaciones truncas para hacerlo.

En el caso de los trabajadores del sector público, la norma se aplica a los que estén bajo cualquier régimen de contratación laboral, especial o de carrera, incluyendo a los gerentes públicos. Cada trabajador tendrá derecho a descanso vacacional remunerado de treinta días calendario por cada año completo de servicios. Además, debe disfrutar de su descanso vacacional en periodos no menores de siete días calendario.

Sin embargo, el servidor público tendrá a su disposición hasta siete días hábiles—dentro de los treinta días calendario que le corresponden de vacaciones—para fraccionarlos en periodos menores a siete días y con mínimos de media jornada de servicio.

De otro lado, también se regula el adelanto del descanso vacacional. El decreto establece que pueden adelantarse días de descanso vacacional antes de cumplir el año y récord vacacional correspondiente, siempre y cuando el servidor haya generado días de descanso en proporción al número de días a utilizar.

En cuanto al sector privado la disposición complementaria modificatoria señala que el trabajador debe disfrutar del descanso vacacional, que es de 30 días por cada año completo de servicios, en forma ininterrumpida, pero que puede ser fraccionado a solicitud escrita del trabajador y previo acuerdo entre las partes.

artículo relacionadoPrácticas en el Estado: régimen contempla sueldo mínimo, vacaciones y CTS

Las partes pueden acordar que el fraccionamiento se realice de la siguiente manera: quince días calendario, que pueden gozarse en periodos de siete y ocho días ininterrumpidos; y otros quince días que pueden fraccionarse en periodos inferiores a siete días calendario y con mínimos de un día calendario.

“El servidor público no necesita un acuerdo porque la norma sí lo establece. Se le da esa flexibilidad como derecho al sector publico”, explicó a SEMANAeconómica Percy Alache, director del área laboral de PwC, sobre el fraccionamiento. “En el [sector] privado primero debe haber una solicitud escrita del trabajador y dependerá de la empresa que acepte para permitir el fraccionamiento. Mientras en uno es un derecho, en otro es una posibilidad con cargo a aceptación de la empresa”, añadió.

Asimismo, el descanso vacacional puede reducirse de treinta a quince días calendario con la respectiva compensación de quince días de remuneración. Finalmente, la norma reconoce que el trabajador privado puede adelantar días de descanso a cuenta del periodo vacacional que se genere a futuro, según la norma.

En este punto de la norma Alache detectó un riesgo para el sector privado. Si un trabajador deja la empresa, los días de descanso otorgados por adelantado serán compensados con los días de vacaciones truncas, según el decreto. Pero si esos días de descanso no pueden compensarse con los días de vacaciones truncas, no se generará una obligación de compensación para el trabajador. De esta manera, advirtió el especialista, la empresa tendría que asumir un costo. “Van a tener que precisar los términos de la compensación“, opinó.

“Es una norma dirigida al sector público, pero se ha intentado, con una técnica legislativa que es criticable, replicar un trato similar al sector privado. Si la ley hubiese terminado ahí [en el sector público] estaría perfecta”, añadió a su turno Franco Muschi, socio del Estudio Garrigues. Muschi coincidió con Alache en que si el trabajador de una empresa no está obligado a compensar sus vacaciones adelantadas debido a que no dispone de los días de vacaciones truncas para hacerlo, se generaría un costo para las empresas.

Finalmente, Muschi señaló que si bien el trabajador debe solicitar a la empresa el permiso para fraccionar sus vacaciones, esto podría provocar que no pida el descanso vacacional para así acumular sus días. “El hecho de que hoy exista un régimen modificado que pueda incluir ciertas distorsiones sobre los días de vacaciones a tomar va a generar un problema en la puesta en acuerdo entre trabajador y empleador, lo que generaría un incremento de un escenario contingente más grave, que es el hecho de tener que pagar una indemnización vacacional”, explicó sobre las posibles consecuencias que traería el fraccionamiento.

Artículos Relacionados