12 noviembre 2018

Caso Cócteles: diez nuevos testigos negaron aportes a Fuerza Popular

Un testigo afirmó que el congresista Miguel Castro le ordenó recoger US$57,000 de empresa de Jorge Yoshiyama a inicios del 2016.

Diez personas vinculadas al congresista fujimorista Miguel Castro —quien admitió ser testigo protegido de la Fiscalía— negaron ante el despacho del fiscal José Domingo Pérez haber aportado en las campañas electorales de 2011 y 2016 de Fuerza Popular, a pesar de que los registros partidarios indican lo contrario. De acuerdo a un reportaje de Cuarto Poder, en colaboración con IDL Reporteros, Castro anotó que el empresario Jorge Yoshiyama le solicitó ayuda para justificar aportes.

De acuerdo al reportaje dominical, uno de los testigos negó un aporte por S/45,000, otro uno de S/16,000 y otro uno de S/12,000 para la campaña presidencial de Keiko Fujimori de 2016. Además, otros también negaron aportes por US$5,000. Además, uno de los testigos declaró en el despacho del fiscal José Domingo Pérez que, a inicios de 2016, y por orden de su jefe Miguel Castro, fue a recoger dinero en efectivo hasta por US$57,000 a las oficinas de la empresa Roster, de propiedad de Jorge Yoshiyama.

artículo relacionadoKeiko Fujimori en prisión: ¿se quebrará Fuerza Popular?

Como testigo protegido, Castro confirmó las declaraciones de los testigos y declaró que entre finales del tercer trimestre y cuarto trimestre del 2015, Jorge Yoshiyama —sobrino del exsecretario general de Fuerza Popular, Jaime Yoshiyama— le solicitó ayuda para justificar aportes. Ante ello, habló con más de una decena de personas de su entorno para que firmaran recibos de aportación sin haber dado un sol, entre ellos su madre, cuñados, primos, amigos y trabajadores de su empresa de seguridad.

Castro detalló que Jorge Yoshiyama le entregó recibos en blancos, los cuales eran posteriormente entregados a Adriana Tarazona, quien en el 2011 había sido tesorera alterna de la campaña. El parlamentario agregó que algunas veces se requería firmas de recibos de depósitos ya realizados previamente, y en otras ocasiones se entregaba dinero en efectivo a fin de que los reclutados hagan el depósito ellos mismos y después firmen el recibo.

Artículos Relacionados