22 abril 2019

Familia de PPK: prisión preventiva por 36 meses es una condena de muerte

En el comunicado se afirmó que es inhumano encarcelar a una persona de 81 años por 36 meses antes de un juicio.

Las hijas de Pedro Pablo Kuczynski, Alex y Carolina, junto a su hermano Michael  Kuczynski, realizaron un pronunciamiento desde la puerta de su casa en la calle Choquehuanca, San Isidro. En el comunicado expresaron su rechazo a la prisión preventiva de 36 meses dictada en contra del expresidente, quien permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Anglo Americana debido a problemas cardíacos.

Así, la familia no se refirió sobre las acusaciones que pesan sobre PPK, y señalaron que éste deberá responder “como corresponde, cuando inicie el juicio que tendrá que afrontar”. Sin embargo, sí afirmaron que el encarcelamiento contra PPK es una medida inhumana.

“Una prisión preventiva de 36 meses para un hombre que está próximo a los 81 años, con problemas cardíacos como los que tiene, es en la práctica una condena de muerte“, señalaron en el comunicado. Asimismo, agregaron que dicha medida aplicada antes de cualquier juicio es un “atentado contra cualquier ser humano”.

artículo relacionadoPoder Judicial dictó 36 meses de prisión preventiva para PPK

En el pronunciamiento también resaltaron que PPK ha acudido a todas las citaciones de la fiscalía, ha colaborado con todas las investigaciones y se encuentra desde hace un año “prácticamente recluido en su casa”. Así, calificaron de inaceptable que bajo esas condiciones se considere que exista riesgo de fuga.

“Lo que se intentó con él es lo más inhumano y humillante que se puede esperar. Cómo pueden esperar que un anciano de 81 años, enfermo del corazón vaya a fugar”, señaló la familia con respecto al intento de la policía que llegó a la clínica para enmarrocarlo.

Cabe resaltar que el juez que dictó medida de prisión preventiva en contra de PPK consideró que existen elementos de convicción graves en contra del expresidente, los cuales lo vinculan con el delito de lavado de activos y como miembro de una organización criminal. Además, el peligro de fuga se sustentó en que “brindó información falsa sobre la dirección de la contadora de Westfield Capital y porque su cónyuge está en el extranjero”.

Artículos Relacionados