13 diciembre 2018

MEF: Impuesto a casinos y tragamonedas no es una tasa al patrimonio

El MEF evalúa que se elimine la exoneración a los libros y en su reemplazo se cree un fondo para construir bibliotecas.

El titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Carlos Oliva, afirmó que el impuesto determinado a los casinos y tragamonedas se aplica al consumo, y no al patrimonio tal como lo vienen afirmando algunos congresistas. “A ningún economista le puede caber duda de que esto es un ISC. Para empezar, si uno tiene una máquina tragamonedas que no utiliza, no paga impuestos. Si fuera impuesto al patrimonio, igual pagaría”, señaló en RPP.

El funcionario explicó que se grava a las máquinas de juego porque no es práctico aplicar el ISC a las fichas. “Uno puede comprar 100 fichas, usa 10 y gana 500. Teóricamente tendría que pagar por las que ganó, pero es muy difícil gravar a la ficha. En cambio, desde el momento en que meto la ficha a la máquina ya sé que estoy consumiendo y puedo gravarlo”, anotó.

artículo relacionadoMEF: Solo debe haber "una indemnización o reposición" por despido arbitrario

No obstante, según un informe de SEMANAeconómica el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) a los casinos y tragamonedas no contribuiría a reducir externalidades negativas como la ludopatía debido a que su diseño no establece con claridad cómo trasladar la carga impositiva al consumidor.

Cabe recordar que el Ejecutivo, mediante las facultades legislativas, promulgó en septiembre el DL 1419 para gravar con ISC a casinos y tragamonedas. Sin embargo la Comisión de Constitución aprobó un informe de un grupo de trabajo coordinado por el fujimorista Miguel Torres que recomienda derogarlo. El argumento para hacerlo es que el Ejecutivo solicitó facultades para establecer un impuesto trasladable al consumidor —el ISC— pero fijó uno que grava el ingreso neto de las mesas de las salas de casino y de las máquinas tragamonedas.

En otro momento el ministro adelantó que el MEF evalúa incorporar un fondo para la creación de bibliotecas en el país, pero a costa de la exoneración tributaria a los libros. Aseguró que están haciendo “un análisis muy detallado de los impactos de las exoneraciones”. “¿El hecho que un libro cueste S/70, en vez de que cueste S/77, es una decisión que afecta a la persona? ¿Las personas deciden por esos siete soles si compra o no el libro?”, cuestionó el funcionario.

Artículos Relacionados