21 septiembre 2015

Graña y Montero diversificará operaciones en Chile

Graña y Montero tiene contratos para centrales eléctricas y estudia ampliarse a líneas de transmisión, carreteras, edificios o represas, a causa de la caída del sector minero en Chile.

Graña y Montero está dentro de los cinco mayores grupos constructores de Latinoamérica considerando su capitalización bursátil. A través de su línea de Ingeniería y Construcción (I&D), ingresó al sector minero en el 2012, con la compra de Vial y Vives y al año siguiente al sector energía, con la compra de DSD.

En declaraciones para el Diario Financiero de Chile, Juan Manuel Lambarri, gerente corporativo de Ingeniería y Construcción de la firma peruana, contó que comenzaron un proceso de fusión que dio origen a Vial y Vives-DSD a mediados de 2014, el cual explica alrededor del 15% de las ventas totales de I&C. A ello se sumó la compra de Morelco en Colombia.

“Nuestra idea a cinco años es potenciar a Chile y Colombia, y que tengan más peso. Queremos que la empresa se convierta en una firma más regional, en donde el Perú represente entre el 40% al 45% de las ventas y los negocios en Chile pasen al 20% a 25%, al igual que en Colombia, mientras el resto de Sudamérica represente un 10%”, contó Lambarri.

Asimismo, señaló que la posición de Graña y Montero respecto al desempeño de las filiales en la región es de aplicar un plan estratégico para fortalecerlas; sin embargo, no descarta futuras adquisiciones. “Por el momento no tenemos pensado ninguna adquisición más en esta área, aunque esto no quita que si apareciera una muy buena oportunidad, pudiéramos cambiar de opinión”, señaló.

El efecto minero

El diario chileno sostiene que la experiencia de la primera compañía que compraron en Chile eran obras para la minería, pero el bajón de esta actividad ha obligado a Graña y Montero a mirar alternativas. Además, el ejecutivo señaló que la situación es más complicada porque en Chile los costos de energía son mayores y existen problemas con el agua, lo que hace que el análisis de iniciativas sea más complejo.

artículo relacionadoGraña y Montero: "No podemos decir que el show ha terminado"

“En Vial y Vives-DSD estamos enfocados en todo lo que es energía, estamos construyendo una hidroeléctrica, una termoeléctrica, miramos líneas de transmisión, ya que la minería se ha reducido sustantivamente (…) Se trata de que en algunos años podamos darle otras capacidades para que esta empresa pueda construir una carretera, edificios, líneas de transmisión o una presa”, agregó.

Aunque para la empresa Chile no ha avanzado como se esperaba, las obras por ejecutar de Graña y Montero en Chile llegan a los US$ 200 millones, mientras que el total de esta área alcanza a US$ 2,300 millones. Estas obras están ubicadas principalmente en proyectos energéticos.

Concesiones

Otro negocio que está en estudio es el ingreso del área de infraestructura de Graña y Montero a concesiones, aunque todavía no existe una decisión tomada, dice Lambarri, ya que la decisión radica en otra gerencia del grupo.

“El área de infraestructura está analizando esta opción, pero, de concretarse, Ingeniería y Construcción participaría activamente, ya que una vez adjudicada la inversión, hay que construirla”, explicó adelantando que el interés principal estaría en obras viales.

Artículos Relacionados