27 junio 2009

Estar allí

artículo relacionadoConfiep pide respetar sistema democrático tras disolución del Congreso

 

Estar allí.
Hace pocos días por invitación de los directivos de Perú 2021 tuve la oportunidad de compartir un panel con el Presidente de la Confiep, el Presidente de la Cámara de Comercio de La Libertad y el Padre SSCC Gastón Garatea. Vaya mesa para variada, dirán algunos, pero se trataba precisamente de mirar desde varios ángulos la perspectiva de la empresa para precisamente el año 2021.
Así, conversamos y discrepamos sobre el rol del Estado y de los empresarios como suplentes de aquél o como colaboradores en su función. Hablamos del futuro de los trabajadores, concebidos ya no como simple mano de obra sino como colaboradores en empresas del conocimiento. En algunos casos, me pareció sentir una curiosa coincidencia entre los planeamientos corporativos y las visiones sindicales; ambos soñando con un mundo del trabajo y de trabajadores, cuando en realidad deberíamos buscar liberarnos de éste y tener emprendedores dentro de los negocios. Pero en fin, esto será para otro comentario, pues lo que me interesa es hablar de la inquietud que quedó flotando en el ambiente. ¿Por qué si la empresa genera progreso y bienestar e inclusive trabajo, la gente no aprecia esto y más bien sigue creyendo que el Estado ineficiente lo va a proteger con modelos arcaicos?
Estuve dándole vueltas a la inquietud mientras el debate transcurría y luego alguien dijo que los agitadores estaban allí en el campo metiéndoles ideas equivocadas a la gente y, EUREKA, esa era la respuesta. Los agitadores, los subversivos o los equivocados soñadores de proyectos con los que discrepamos, están allí, con la gente, predicando SU palabra, mientras que los empresarios, los dirigentes del Estado , los políticos, los  gerentes, las empresas e incluso los emprendedores en ciernes están aquí, en las ciudades, en las comodidades, lejos muy lejos de esas realidades. Esa es la respuesta.
Hay que estar allí, hay que predicar lo bueno de emprender, hay que comunicar de diversas formas, hay que estar en el interior de nuestro país para llevar los nuevos paradigmas. Si no lo hacemos no esperemos que nos crean o, lo que es peor, que le crean a los equivocados o a los malintencionados. Entonces…a predicar, sigamos hablando en las provincias.

Artículos Relacionados