30 enero 2018

Scotiabank: El precio del dólar se seguiría debilitando en el 2018

El precio del dólar alcanzó la semana pasada su nivel más bajo en tres años, cayendo en 15% desde inicios del 2017.

El precio del dólar alcanzó la semana pasada su nivel más bajo desde el 2015, luego de que el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, comentara que veía con buenos ojos la debilidad de la divisa. “Un dólar más débil es bueno para nosotros en lo que respecta al comercio y presenta muchas oportunidades”, afirmó en conferencia de prensa. El área de estudios económicos de Scotiabank indicó que dicha caída llevó al dólar a acumular una baja de 15% desde inicios del 2017.

“Esta tendencia no es nueva. El sentimiento hacia el dólar cambió desde las elecciones presidenciales en EE.UU., y ha sido generalizado, frente a sus pares (principalmente euro, yen, libra esterlina, franco suizo), y monedas emergentes, a pesar del buen desempeño económico de EE.UU., y frente al aumento de las tasas de interés. Una situación que en teoría no debería esperarse”, indicó Scotiabank en su último reporte.

De acuerdo al índice del dólar de Bloomberg—que mide el valor del dólar frente al de otras monedas, como el euro y la libra— al 30 de enero el índice se ubica en 89.27 puntos, con lo que acumula una caída de alrededor de 10% frente a similar día del 2017. Considerando que el primero de enero el índice se ubicó en 92.24 puntos, la caída es de 3.21%.

En el 2018, Scotiabank proyecta que el tipo de cambio interbancario termine en S/.3.18, por debajo del S/.3.23 que anotó al cierre del 2017. El área económica del banco recordó en el reporte semanal que publicó a fines de diciembre que las proyecciones del consenso del mercado apuntan a un tipo de cambio que oscile entre S/.3.10 y S/.3.70 a fines de este año.

artículo relacionadoBCR: dolarización de la liquidez y el crédito se redujo al cierre del 2017

Diferentes frentes

Scotiabank señaló este lunes que la reciente reforma fiscal aprobada por el Congreso de Estados Unidos, y que propone entre otras cosas recortar los impuestos corporativos de 35% a 21%, implicaría un mayor déficit fiscal, que juntamente con el creciente déficit comercial, podría hacer retornar la preocupación sobre los “déficit gemelos” (déficit fiscal y externo). “En este contexto es estrecho el margen para que la política fiscal pueda hacer algo a favor del dólar“, subrayó.

En el reporte, elaborado por los economistas Mario Guerrero y Katherine Salazar, se subrayó que la Reserva Federal (Fed) jugará un papel clave en la dirección del dólar, que según proyectan seguiría débil en el 2018. Scotiabank señaló que la Fed elevó su tasa de interés hasta en tres ocasiones el año pasado, sin conseguir fortalecer al dólar. Para este año se prevén tres alzas más. Al respecto, indicó que la Fed buscaría este año proteger a la economía estadounidense de la inflación excesiva, al tener una postura más hawkish.

“Es probable que en su comunicado de este miércoles [Janet] Yellen imprima un tono más hawkish, pues la Fed podría elevar sus proyecciones de crecimiento económico ante el impacto de la reforma fiscal y de la inflación ante la depreciación del dólar mayor a la esperada y su impacto en la inflación importada”, proyectó Scotiabank. Sin embargo, advirtió que el dólar es ahora  menos dependiente de los movimientos de las tasas de interés y más dependiente del posicionamiento de los flujos de capital.

“El apetito por dólares a nivel mundial continúa débil”, aseguró Scotiabank. Indicó que las posiciones, en términos netos, persisten en mantenerse cortas desde julio de 2017, ya que las preferencias vienen girando a favor del euro. La Eurozona ha iniciado el 2018 con un crecimiento fuerte, el mayor en una década y altos niveles de confianza, aunque con una inflación aún débil, razón por la que el Banco Central Europeo mantiene su programa de estímulo monetario.

“El euro se ha apreciado 20% respecto del dólar desde inicios del 2016. Las cuentas externas de la Eurozona lucen sólidas, pero no es algo nuevo. Sin embargo, otorgan soporte a la tendencia del euro. Los flujos de capitales se están posicionando en euros, principalmente durante el último año. Un ejemplo de ello es la correlación entre el euro y las reservas de China. No vemos señales que esta tendencia vaya a cambiar”, explicó.

Artículos Relacionados