02 abril 2019

PCR mantuvo calificación de Credinka en 'PEB' y 'PE2' con perspectiva estable

La calificadora resaltó el incremento de capital social y fortalecimiento de posicionamiento, pero alertó sobre los bajos niveles de desempeño operativo.

La calificadora de riesgo Pacific Credit Rating (PCR) colocó a la financiera Credinka una calificación ‘PEB’ en Fortaleza Financiera y un rating ‘PE2’ en el I Programa de Certificados de Depósitos Negociables, con perspectiva estable. Así, la firma mantuvo hacia diciembre del 2018 la misma clasificación que le otorgó en junio del año anterior.

Con respecto al ranking ‘PEB’, la calificadora establece que éste describe a una empresa solvente, con fortaleza financiera, posicionamiento adecuado en el sistema, cobertura total de riesgos presentes y poca vulnerabilidad frente a algunos riesgos futuros. Asimismo, el ‘PE2’ resalta la capacidad de emisiones con certeza en el pago oportuno, así como la firmeza de liquidez; sin embargo, también señala que las necesidades continuas de fondos pueden incrementar los requerimientos totales del financiamiento.

artículo relacionadoMediana empresa: las microfinancieras se alejan, ¿la banca aprovecha?

“La decisión se sustenta en el soporte de los accionistas, traducido en los incrementos del capital social y la adopción anticipada del plan de adecuación que se tenía para los próximos cuatro años”, comunicó PCR, que además resaltó la fortaleza de posicionamiento de la financiera en el segmento de microempresa, su diversificación geográfica moderada y la mejora en los indicadores de calidad de cartera.

Sin embargo, alertó que la calificación de Credinka se encuentra limitada debido a los bajos niveles de desempeño operativo, la baja cobertura de los créditos deteriorados y los ajustados indicadores de liquidez.

“Al cierre del 2018, Credinka mostró una mejora en sus resultados operativos netos, los que crecieron en S/11,100 millones, sin embargo, el resultado se mantuvo en terreno negativo, no cubriendo los gastos operativos del periodo”, señaló la calificadora. Del mismo modo, la aplicación total anticipada del plan de adecuación generó un costo adicional de S/12,600 millones, “por lo que el margen neto fue menor en
0.9% respecto al del 2017”.

Artículos Relacionados