17 julio 2017

Moody’s subió calificación de Camposol a B3 por mejoras en su liquidez

El sólido desempeño operacional y mayores ingresos en el 2016 también impulsaron esta mejora.

La agencia Moody’s aumentó la calificación crediticia de Camposol a “B3” (dos escalones más) debido a la mejora en la liquidez de la empresa luego del pago de US$47 millones de sus bonos —con una tasa de 9.875%— que vencieron en febrero de este año. La perspectiva se mantiene estable.

En junio del 2016, Moody’s recortó la calificación crediticia de Camposol a “Caa2”. El resultado se debió a que la empresa no logro refinanciar la totalidad de su deuda (US$200 millones), sólo el 73.75% de los bonos, que vencen en el 2021 y representan casi el 75% de la deuda de la compañía.

La mejora en la calificación crediticia fue impulsada por el sólido desempeño operacional de Camposol y los mayores ingresos registrados en el 2016. El aumento en el precio de los cultivos de langostinos y en los volúmenes de arándanos impulsaron las ventas. “En los próximos dos años, esperamos que el negocio de arándanos se consolide y genere ingresos por US$250 millones, que representa un incremento de 25% con respecto al 2016”, señala la agenda en su reporte.

artículo relacionadoCamposol casi quintuplicó su utilidad neta en el 2016

Al cierre de marzo del 2017, el ebitda ajustado de los últimos doce meses fue de US$74 millones, 146% más que en el mismo periodo del año pasado. Además, se registró un nivel de apalancamiento y cobertura (ebitda/intereses) de 2.7x y 1.8x, respectivamente.

A pesar de las mejoras, Moody’s sostiene que la calificación “B3” refleja la pequeña escala operativa de Camposol, su exposición al Fenómeno de El Niño y el limitado récord crediticio en su actual modelo de negocio. “También se ve reflejado el incremento de capex para los próximos años, que podrían afectar la liquidez y el apalancamiento de la empresa”, indicó Moody’s.

Para Moody’s, es poco probable un upgrade en el corto plazo. Camposol requeriría mejoras adicionales en su liquidez, para protegerse de la volatilidad de sus operaciones. Asimismo, el nivel de apalancamiento debe mantenerse por debajo de 3x , mientras que el nivel de cobertura tiene que ser mayor a 2.5x. 

Un downgrade se daría si la capacidad crediticia y liquidez de la empresa agrícola se deterioran. Además, si el nivel de apalancamiento es mayor a 4.5x y su ratio de cobertura (ebitda/intereses) cae por debajo de 1x.

Artículos Relacionados