30 julio 2017

Odebrecht: "Rodrigo Tacla nunca fue abogado de la empresa"

El abogado Rodrigo Tacla dijo una entrevista con El País  que la empresa sobornó a más de 1,000 personas en el mundo.

La constructora Odebrecht  afirmó en un comunicado que el abogado Rodrigo Tacla Duran, quien trabajó en el Departamento de Operaciones Estructuradas y es acusado por la justicia brasileña por lavado de dinero que era destinado posteriormente a pagar sobornos, “no ha actuado nunca como abogado en ninguna empresa del Grupo Odebrecht”.

Fue un operador financiero que tuvo participación en actividades ilícitas ya informadas por Odebrecht a las autoridades en su proceso de colaboración, habiendo sido apresado en España”, agregó la empresa en el comunicado.

El abogado, que se encuentra colaborando con el Departamento de Justicia de EEUU, admitió que no conoce al detalle la situación de Odebrecht en el Perú, pero sí reveló que la constructora pagó sobornos a más de 1,000 personas en el mundo.

artículo relacionadoCaso Odebrecht: El Estado corre riesgo de no cobrar la reparación civil

Tacla Duran, quien tiene nacionalidad española y brasileña, fue apresado en Madrid por orden de un juez de Curitiba. Será juzgado en España luego de que la Audiencia Nacional rechazara extraditarlo al Brasil. En una entrevista con El País, Tacla asegura que Odebrecht le pagó 7,7 millones de euros por sus servicios como abogado.

“Los fiscales de Brasil quieren que reconozca crímenes que no cometí. No han respetado mis derechos como abogado. Además, quieren atribuirme delitos por información que recabé en mi condición de letrado”, afirma Tacla.

Consultado sobre la versión de la empresa, que lo señala como el responsable de evadir capitales, Tacla responde en la entrevista: “Odebrecht dice que yo me dedicaba a transformar fondos en efectivo. Nunca retiré dinero en efectivo“. Y agrega: “Tras estallar el caso Odebrecht, las autoridades de Brasil y la constructora intentaron presionarme para que me sumara al acuerdo, un documento que suscribieron 78 directivos de la compañía y que supuso reconocer delitos a cambio de una reducción de pena y una multa”.

“En mi caso: seis meses de arresto domiciliario con pulsera, servicios comunitarios y una sanción de hasta 12 millones de euros. Odebrecht ofreció pagarme 15 años de nómina si aceptaba el acuerdo. Me negué por una cuestión de principios”, subraya.

Artículos Relacionados