03 mayo 2019

Graña y Montero sobre nuevos contratos: "Estamos más enfocados en el sector privado"

La constructora no participará en licitaciones de obras públicas este año, pero no descartan la modalidad de asociación pública privada (APP).

Luis Díaz Olivero, gerente general corporativo de Graña y Montero, informó este viernes que la constructora no participará en licitaciones por contratos de obras públicas en el 2019, sin embargo aclaró que podrían considerar la modalidad de asociación pública privada (APP). “Ahora mismo estamos más enfocados en el sector privado”, sostuvo el máximo ejecutivo de la constructora en un conference call.

El ejecutivo agregó que la cartera de obras del próximo año es saludable, por lo que la “compañía se enfocará en licitar solo los proyectos más rentable”. Según la memoria anual del 2018 de Graña y Montero, su backlog compromete US$2,018 millones e incluye los proyectos mineros Quellaveco, Minera Escondida y Mina Justa.

artículo relacionadoComunicado Graña y Montero sobre VESUR

La decisión de la constructora se da a conocer una semana después de que el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, indicara que el grupo ya no ejecutará la construcción de la Vía Expresa Sur. Semanas atrás, el burgomaestre había anunciado el levantamiento de la suspensión del contrato firmado por la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) y la compañía en el 2013. Así, G&M iba a poder a ejecutar el proyecto tras seis años de parálisis. Al respecto, Díaz sostuvo que las declaraciones “no tienen un impacto real” porque el contrato entrará en vigencia en junio de 2019.

Sobre la venta de Adexus—subsidiaria chilena especializada en servicios de tecnología de la información—, que quedó desierta después de que el fondo de inversión Advent International decidiera no continuar con la compra por aproximadamente US$28 millones, Díaz estimó que se cerraría en el último trimestre del 2019 y que proporcionará el ebitda suficiente para compensar los ingresos generados por la venta de activos.

De otro lado, manifestó que la compañía está apuntando a obtener US$1,300 millones en ingresos en el 2019, US$40 millones en ingresos netos y una deuda por debajo de US$500 millones. Cabe recordar que el año pasado Graña y Montero cerró con pérdidas de S/74 millones y una caída de 2% en sus ingresos.

Artículos Relacionados