17 febrero 2019

Moody's calificó con 'A3' al Banco de la Nación

Es la primera vez que la agencia evalúa al banco estatal. Una baja calificación de los bonos soberanos podría afectar esta calificación.

La calificadora de riesgos Moody’s asignó al Banco de la Nación una calificación de depósitos y de riesgo de contra parte de largo y corto plazo de ‘A3’ y ‘P-2’ en moneda local y extranjera. Para la agencia, el banco tiene “habilidad aceptable para repagar obligaciones a corto plazo”, y es sujeto de créditos de bajo riesgo.

También le colocó una evaluación de riesgo crediticio base de ‘baa2’ (una ‘BCA’ ajustada), y evaluaciones de riesgo de largo y corto plazo de ‘A3’ y ‘P-2’, respectivamente. En ese sentido, según la calificadora la perspectiva de calificación es estable.

Ésta fue la primera vez que la agencia calificó al banco estatal. “La calificación del banco también captura sus sólidos fundamentos financieros, que incluyen una rentabilidad muy sólida, calidad de activos y capital, amplia liquidez y acceso preferencial a una gran base de fondos de depósitos de bajo costo, fortalezas que son parcialmente contrarrestadas por su falta de diversificación de negocios dado su enfoque en el servicio a los empleados del sector público”, señaló Moody’s en el reporte.

La calificadora destacó que, si bien la morosidad ha aumentado ligeramente a medida que se ha reactivado el crecimiento de los préstamos en los últimos años, ésta sigue siendo relativamente baja. A partir del tercer trimestre del 2018, el índice de morosidad se ubicó en 1.19%, muy por debajo de la media del sistema bancario peruano, el cual es de 3.1%.

artículo relacionadoMoody's rebajó la calificación de AB InBev a 'Baa1' por deuda

Según el reporte, el aumento de la morosidad se debe al cambio de destinatarios de los préstamos del Banco de la Nación. En el 2015, el 64% de la cartera de préstamos del banco eran préstamos corporativos y del sector público, como gobiernos soberanos y subnacionales, bancos y compañías de microfinanzas. Luego de esa fecha, el banco se ha centrado en los préstamos de consumo dirigidos a los empleados del sector público. Así, a partir de setiembre del 2018, el negocio del crédito al consumo representó 61% del total de la cartera.

“El banco también se beneficia de una gran base de depósitos de bajo costo, muy baja dependencia de los fondos del mercado y una amplia liquidez. Los fondos del mercado equivalían a solo el 1.06% de los activos bancarios tangibles a septiembre de 2018. Sin embargo, los niveles de concentración de depósitos son altos, con los diez principales depositantes del banco representando más del 20% del total de depósitos“, señaló el reporte de Moody’s. El banco también se beneficia de una gran base de depósitos de bajo costo, muy baja dependencia de los fondos del mercado y una amplia liquidez, remarcó la calificadora.

Con respecto a los factores que podrían elevar la calificación del banco, Moody’s señaló que una mejora en la calificación soberana tendría un efecto positivo. “Si bien una rentabilidad menos volátil, una base de depósitos más granular y una estabilización de la calidad de los activos y las métricas de capital podrían tener un impacto positivo en el ‘BCA baa2’ del banco, esto no afectaría sus calificaciones de depósito”, afirmó el reporte.

Por otro lado, una baja calificación de los bonos soberanos del Perú ejercerían una presión a la baja sobre las calificaciones. También anotó como otro riesgo un posible deterioro significativo adicional en la capitalización del banco “o un retiro repentino de una parte sustancial de su financiamiento podría llevar a una presión a la baja en su ‘BCA’, aunque esto probablemente no afectaría las calificaciones de depósitos del banco debido a la evaluación de apoyo del gobierno”, concluyó.

Artículos Relacionados