07 noviembre 2018

Gobierno puso fin a concesión del servicio de agua potable en Tumbes

Tumbes era la única región del Perú donde el agua estaba concesionada a una empresa privada.

El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) decidió declarar la caducidad del contrato a la concesionaria Aguas de Tumbes S.A. (Atusa) —la única EPS privada que operaba en el país—, debido al incumplimiento de los compromisos asumidos por parte de dicha empresa. Se informó que la prestación de servicios de agua potable y saneamiento estará a cargo del Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento (OTASS).

“El Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento asume la prestación total de los servicios de saneamiento de manera provisional y excepcional en el ámbito del Contrato de Concesión, así como recibe y explota los bienes afectados a la prestación de los servicios de saneamiento”, se señaló en una resolución publicada en El Peruano.

artículo relacionadoGobierno declaró en emergencia tres distritos de Tumbes por migración venezolana

El MVCS señaló a inicios de septiembre que la resolución del contrato permitirá reactivar tres proyectos de inversión para la ampliación y mejoramiento de los servicios de agua potable por un monto aproximado de S/29.8 millones, los cuales se estima que beneficiarán a más de 40,000 habitantes de la región.

Atusa nació como parte de un proceso de privatización que impulsó el expresidente Alejandro Toledo. En el 2005 se privatizó EMFAPATUMBES  a través de una concesión vía Asociación Pública Privada (APP). El primer consorcio que operó Atusa —entre el 2005 y 2010— fue el formado por Argentina Latínaguas (80%) y la peruana Consysa (20%), posteriormente la conducción estuvo a cargo de la Empresa Municipal Colombiana Agua de Manizales (85%) y Consysa (15%). Finalmente, desde agosto del 2016 la concesión quedó en manos del consorcio formado por la española Inassa y Concyssa.

Artículos Relacionados