12 agosto 2014

Bear Creek presentó una solicitud formal para iniciar un arbitraje contra el Perú por Santa Ana

La empresa afirmó que tomó la decisión para preservar sus derechos en el marco del TLC entre el Perú y Canadá, pese a que -dijo- mantiene su compromiso de seguir negociando con el gobierno para hallar una “solución amistosa”.

Bear Creek detalló que presentó la solicitud ayer (11 de agosto) con el objetivo de recuperar la concesión de la mina ubicada en Puno, e indicó que está contemplando los trámites necesarios para comenzar con el procedimiento de arbitraje.

En febrero, los directivos de la minera habían expresado a las autoridades peruanas su intención de solicitar un arbitraje bajo el TLC del Perú y Canadá. Manifestaron que ese paso daba inicio a un periodo de consultas de seis meses con el objetivo de llegar a un acuerdo.

“Si bien diría que hasta la fecha las negociaciones han sido productivas y se ha logrado un avance significativo para llegar a un acuerdo, las prolongadas discusiones aún no han alcanzado un acuerdo final dentro del plazo establecido en el tratado y por lo tanto la compañía está obligada a tomar esta medida que protege plenamente los derechos de Bear Creek”, afirmó Andrew Swarthout, CEO de la minera canadiense.

artículo relacionadoPerumin 2019: La minería peruana necesitará de 30,000 nuevos trabajadores en diez años

No obstante, Swarthout aseguró que el gobierno peruano sigue enviando un mensaje claro de que desea resolver este asunto y -dijo- se ha comprometido a mantener el impulso de las negociaciones.

En junio del 2011, la administración de Alan García canceló la concesión de Bear Creek en Santa Ana, concedida en el 2007 a través de un decreto presidencial, luego de que se registraran violentas protestas en Puno por temas ambientales. Un mes después, en julio, Bear Creek presentó un amparo constitucional contra el gobierno peruano.

En mayo de este año, la empresa anunció que un fallo judicial le devolvió la concesión del proyecto Santa Ana. Sin embargo, Bear Creek precisó que antes de avanzar con el desarrollo del proyecto, debía conseguir el visto bueno de las comunidades vecinas.

Artículos Relacionados