PabloEspinel
Asia Light Por Pablo Espinel

Los ‘milmillonarios’ asiáticos representan un tercio del total mundial de individuos con fortunas mayores a US$1,000 millones, como mencioné en mi columna anterior. El problema es que pocos son los rostros conocidos en Occidente.

Una de las escasas caras globales viene, cómo no, directamente de China: Jack Ma (n° 23 en la lista mundial de Forbes 2017, con US$28.3 mil millones), fundador del grupo Alibaba, la mayor plataforma de e-commerce de China y que logró el IPO (oferta pública inicial) más grande de la historia en 2014. Ma destaca entre todos por su carisma y por ser un personaje que no rehuye a la polémica. Al apoyo tácito que brinda al mercado ilegal de las falsificaciones en su plataforma, le sumó un encuentro personal con el apenas elegido presidente Donald Trump, calificándolo de “inteligente” y “abierto de mente”.

Sin embargo, Ma no es el hombre más rico de China. Ese honor le corresponde a Wang Jianlin (n° 18, US$31.3 mil millones), el fundador de Wanda Group, el conglomerado que incluye la inmobiliaria más grande del mundo. Tanto Ma como Wang, son parte de los llamados ‘self-made billionaires’, aquellos que empezaron de cero y se forjaron paso a paso de la mano de la reforma económica de China. Wang Jianlin ha dicho que en su juventud tuvo que “luchar para comer” debido a la dureza de la situación en China y Ma, el segundo chino más rico, fue rechazado en treinta trabajos, incluyendo uno en KFC.

En Japón, los dos primeros en la lista tienen un trasfondo similar, ambos se apoyaron en la innovación para convertirse en líderes de su industria. Masayoshi Son (n° 34, US$21.2MM), destruyó el monopolio del servicio telefónico tradicional japonés permitiendo a los usuarios elegir al operador con la tarifa más barata. En el 2004, perdió la mayor parte de su fortuna, un récord de US$70 mil millones. Nunca se rindió y la recuperó nuevamente, convencido de que “en esta industria, el first mover, el pionero, muy a menudo obtiene gran éxito”. Tadayashi Yanai (n° 60, US$15.9MM), el segundo más rico, es el fundador de Uniqlo la tercera cadena de moda en el mundo y su secreto fue utilizar el altísimo estándar de fabricación japonés para desarrollar materiales únicos, a bajo costo. Es que, según Yanai, “no somos una compañía de moda, somos una compañía de tecnología”.

En India, los dos hombres más ricos según la lista de Forbes, Mukesh Ambani (Nr.33, US$22.2MM) y Lakshmi Mittal (Nr.56, US$16.4MM) e incluso el tercero, Azim Premji (Nr.72, US$14.9MM), empezaron administrando el negocio de sus padres en su juventud, aunque después lo hayan expandido con sus propios méritos. La riqueza de Ambani viene de la industria petroquímica y petrolera, mientras que Mittal es conocido como el “Rey del Acero”. Premji empezó en la manufactura aunque se hizo millonario con la expansión a la industria del software.

Herencia vs. self-made

Estos últimos ejemplos presentan un cuadro incompleto en cuanto a los ‘milmillonarios’ de Asia se refiere. Según el estudio The Origins of the Superrich: The Billionaire Characteristics Database del Peterson Institute for International Economics, la gran mayoría de milmillonarios asiáticos no han heredado sus fortunas. En India, por ejemplo, un país con una fuerte tradición de empresa familiar, solamente un 33.9% de los mega ricos heredaron su riqueza, por lo que la gran mayoría restante son ‘self-made’.

En el resto de Asia, el promedio de ‘milmillonarios’ que heredaron sus fortunas se sitúa alrededor del 17%. China, por las razones expuestas antes, tiene solamente un 2%. En Japón, el 81.5% se han hecho a sí mismos. En gran parte del Sudeste Asiático (Indonesia, Malasia, Vietnam, Filipinas, Tailandia) los patrimonios heredados no llegan al 20%. Las únicas excepciones son Corea del Sur, Hong Kong y Singapur donde más del 30% de los súper ricos heredaron fortunas de la generación anterior. A modo de contraste, en América Latina el 50% de las fortunas ‘milmillonarias’ son heredadas. Dicho de otro modo, la abrumadora mayoría de los ultra ricos asiáticos se han hecho a sí mismos.

Los retos

Asia es el líder indiscutible en la creación de riqueza a nivel mundial. Según el UBS/PwC Billionaires Report 2016, de los 210 nuevos multimillonarios creados a nivel mundial, 113 son asiáticos. Es decir, ¡el año pasado Asia creó un nuevo milmillonario cada tres días! Sin embargo, Asia enfrenta desafíos económicos. La riqueza de los milmillonarios en Asia se redujo en un 6 por ciento de US$1.6 a US$1.5 billones (trillions), según el estudio. Muchos más ‘milmillonarios’ perdieron su estatus en Asia que en Europa o los EEUU.

Por otro lado, como alrededor del 85% de los multimillonarios de Asia son de primera generación, el informe anticipa las implicaciones de la próxima transferencia de riqueza a la generación millenial. Aproximadamente 460 ‘milmillonarios’ en todo el mundo transferirán US$2.1 billones (trillions), el equivalente al PBI de la India, a sus herederos durante un período de sólo 20 años. Según el reporte, estamos a punto de presenciar el mayor traspaso de riqueza en la historia de la humanidad. Para la mayoría de las economías relativamente jóvenes de Asia, este será el primero. Estaremos asistiendo a un cambio del statu quo global.

Tags
Asia, China