PabloEspinel
Asia Light Por Pablo Espinel

Guam es la isla más grande del archipiélago de las Islas Marianas en el Pacífico Occidental, está a unos 3,500 kilómetros de Corea del Norte y del mar del Sur de China. El estado de Estados Unidos más próximo es Hawái —a unos 6,000 kilómetros de distancia—, lo cual convierte a Guam en un territorio increíblemente remoto. A pesar de ello, su relativa proximidad a China, Japón y la península coreana la ha convertido en una posición estratégica esencial para el ejército estadounidense.

Guam, de 60 kilómetros de longitud y 20 kilómetros de ancho fue anexada por Estados Unidos en 1898 durante la guerra hispano-estadounidense y, a partir de ahí, sirvió como base militar. Oficialmente se la define como un ‘territorio no incorporado de Estados Unidos’, un estatus similar al de Puerto Rico. Los 160,000 residentes son ciudadanos estadounidenses, pero no pueden participar en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

En este puesto militar de EEUU en el Pacífico, hay bombarderos, portaaviones y submarinos nucleares estacionados para proteger los intereses estratégicos estadounidenses y sus aliados en la región.

guam y base

Situación y Mapa de Guam. Fuente: The Guardian

Corea del Norte vs. Guam

La ubicación de Guam, dentro del radio de misiles de mediano y largo alcance, y debido a su importancia militar para Estados Unidos, la convierten en un objetivo lógico para Pyongyang, enemigo declarado de EEUU. De sus 544 kilómetros cuadrados, casi un tercio está controlado por los militares estadounidenses con alrededor de 6,000 soldados.

Las tropas allí estacionadas están para ayudar a los aliados estadounidenses regionales en caso de una crisis, pero también protegen permanentemente las rutas importantes del comercio marítimo en la región.

Desde el comienzo de las tensiones en la península coreana a principios de este siglo, Estados Unidos ha venido expandiendo su presencia militar en éste, su territorio más occidental. Según un informe, la fuerza aérea estadounidense envió bombarderos B-1B a la isla en febrero y ha estado estacionando rutinariamente bombarderos B-1, B-52 y B-2 Spirit en Guam desde 2004. Por su parte, la Marina de EEUU también trasladó varios submarinos nucleares a Guam.

La isla ganó importancia adicional en el 2012, cuando el presidente Barack Obama hizo hincapié en la creciente importancia económica y militar de la región de Asia y el Pacífico, el llamado ‘pívot a Asia’, hoy descontinuado por la administración de Donald Trump. En el mismo año, Estados Unidos y Japón acordaron transferir a miles de soldados de infantería naval de Okinawa a Guam.

Lo que encendió la mecha

La isla ha estado a la vanguardia de lo que el líder norcoreano Kim Jong-un ve como ‘provocaciones estadounidenses’. Estados Unidos ha despachado a menudo los famosos B-1B y otros bombarderos de Guam a Corea del Sur para demostrar su fuerza después de que Pyongyang realiza pruebas nucleares o con misiles balísticos.

En los últimos meses, bombarderos B-1B han volado desde Guam sobre la península coreana, lo que el Norte ha denunciado como ejercicios para lanzar un ataque nuclear desde la isla. Estas operaciones de entrenamiento podrían ser la razón por la que Corea del Norte amenazó específicamente a Guam con “fuego envolvente” poco después de que el presidente Donald Trump prometiera “fuego y furia nunca vistos en el mundo” en respuesta al programa de armas nucleares de Pyongyang.

¿Pueden llegar a Guam?

El general norcoreano Kim Rak Gyom, quien está a cargo de las unidades de misiles, dio a conocer más detalles de su plan el mes pasado. Dijo que misiles Hwasong-12 volarían sobre el cielo de Japón por 3,356.7 km en 1,065 segundos para alcanzar su objetivo en el océano a 30 o 40 km de Guam. El general Kim dijo que estaba revelando los detalles del plan para “dar mayor confianza en la victoria certera y dar valor al pueblo coreano y ayudarlos a presenciar la miserable situación de los imperialistas estadounidenses”.

Esta amenaza, proveniente de un país acostumbrado a usar lenguaje rimbombante y propagandístico, podría sonar improbable. Sin embargo, según New York Times, después de años de intentar construir un misil de rango intermedio que pudiera amenazar las bases militares estadounidenses en Guam, Corea del Norte lanzó con éxito un misil a mediados de mayo pasado que se cree pueda tener un alcance suficiente para llegar a la isla del Pacífico.

Lo que es peor, según el mismo diario, en julio pasado Corea del Norte probó un misil balístico intercontinental llamado Hwasong-14 que podría golpear Alaska, y posiblemente San Diego y hasta Denver o Chicago.

Aunque los expertos consultados por NYT concuerdan en que todos los misiles de largo alcance de Corea del Norte fueron diseñados para portar ojivas nucleares, aún quedan preguntas sobre la miniaturización de la carga nuclear y la capacidad de su ojiva para sobrevivir a la reentrada atmosférica.

guam mapa reach

Alcance del misil norcoreano Hwasong-12. Fuente: The New York Times

El futuro

Con un panorama tan complicado, resulta difícil predecir los acontecimientos que seguirán. No hay que olvidar que hay un estado que se juega mucho en este conflicto: China. Con una historia en común con Corea del Norte que viene desde la Guerra de Corea, un cambio de régimen en el norte podría desencadenar una ola masiva de refugiados en dirección a China o, peor aún, le temida reunificación de las dos Coreas que traería a su archirrival EEUU a las puertas de su casa (EEUU tiene bases militares en Corea del Sur).

Por otro lado, la volubilidad y egocentrismo de ambos líderes —Donald Trump y Kim Jong-un— podría resultar en una guerra total en un abrir y cerrar de ojos.

El mundo tendrá que mantenerse atento a una potencial guerra de impredecibles consecuencias. Una guerra que podría tener como detonante un ataque a Guam, la hasta hace poco olvidada isla del Pacífico.