MaritaChappuis
A tajo abierto Por Marita Chappuis

Buenaventura anunció el nombramiento de su nuevo gerente general, Víctor Gobitz, que se desempeña hasta fines de este mes en el mismo cargo en la compañía minera Milpo. Roque Benavides, quien tenía la posición de presidente del directorio y gerente general de Buenaventura, mantendrá sólo la primera posición.

Junto con la noticia del nombramiento de Gobitz, Buenaventura también anunció el próximo inicio de sus operaciones en su nuevo yacimiento Tambomayo, mina clásica para el grupo: de plata, subterránea y ubicada a más de 4,800 msnm.

Buenaventura fue creada hace más de 50 años, y Alberto Benavides (ABQ), su fundador, le inspiró una filosofía muy clara, que ha sido la clave de su éxito: perseverancia y corrección a prueba de todo.

Cuando estudiaba en Colorado (Estados Unidos), vino a darnos una exposición el CEO de una de las empresas mineras más grandes del mundo. Al terminar la charla, se reunió con los asistentes y al enterarse que yo era peruana me preguntó por ABQ. Le contesté: “Está abriendo una nueva mina…”, pero me cortó inmediatamente: “Eso no es ninguna novedad, Alberto siempre está abriendo una mina”.

Durante el primer gobierno aprista, malos funcionarios decidieron promover una ley de “fomento a la minería aurífera”, que iba a ordenar al Estado comprar el oro con un sobreprecio. Estos funcionarios mandaron entonces a un emisario para hablar con ABQ. Él lo recibió con un saludo tajante: “yo-no-pago-coimas”.

Con una filosofía tan clara y una estructura sólida, Buenaventura ha podido alcanzar el éxito en un país como el nuestro, en el que campea la falta de institucionalidad, una moral baja en los políticos y, lamentablemente, la búsqueda del “camino corto” por parte de malos empresarios.

Esta filosofía también le ha ayudado a mantener personal que trabaja por años en la empresa.