MaritaChappuis
A tajo abierto Por Marita Chappuis

Leí esta exposición de Diane Jurgens, chief technology officer de BHP, socio de Antamina, y me pareció interesante compartir algunos extractos con los lectores de SEMANAeconómica, pues es una excelente mirada de lo que se observa en el sector minero.

Esta exposición fue presentada en un foro sobre cómo crear valor a través de la colaboración, explorando oportunidades que los cambios tecnológicos y la innovación están haciendo a la economía global.

Diane empieza señalando In mining, timing is everything. Una frase que debería estar enmarcada en todas las oficinas mineras. Añade que la minería debe balancear la increíble velocidad del progreso con la naturaleza de largo plazo de esta actividad, a fin de captar los réditos que la tecnología le puede brindar.

Prosigue afirmando la minería ha puesto los ladrillos del mundo moderno: cobre para celulares, el acero para los autos autómatas, y el níquel para las baterías. Estos son algunos recursos que son la columna vertebral de la infraestructura del siglo XXI.

Los desafíos no están limitados al mundo de los negocios, nuestras vidas personales se están adaptando al nuevo desarrollo de la tecnología. Sólo una década atrás las redes sociales tenían un rol menor, ahora son la primera fuente de noticias y relaciones sociales para muchas personas.

Según el futurista Ray Kurzweil, en el siglo XXI no vamos a experimentar solamente 100 años de progreso, porque serán más de 20,000 años de progreso.

¿Qué significa esto para la minería? Significa que necesitamos empujar las fronteras que la minería convencional nos impone. Nosotros necesitamos conectar nuestra fuerza laboral con la data y los sistemas. Necesitamos replicar tecnología existente en otras industrias y lo más importante es acelerar innovaciones para hacer nuestro trabajo más seguro, más productivo y eficiente. Por ejemplo, estamos probando cascos inteligentes para nuestros choferes, que detectan fatiga analizando las ondas cerebrales. Asimismo se está usando inteligencia artificial para guiar los camiones y reducir tiempos muertos.

También reveló que en BHP siguen ensayando para obtener procesos hidrometalúrgicos de bajo costo y camiones totalmente eléctricos. Actualmente ya operan perforadoras remotamente así como la flota de transporte, que ha reducido costos hasta en un 20%. Se están desarrollando tecnologías para tener sistemas más seguros, sensores, fajas transportadoras del futuro, minería virtual y análisis predictivo para mantenimiento.

Un estudio de McKinsey presentado en abril 2017 reportó que antes del 2035 el análisis de data y la robótica podrán producir ahorros del orden de US$290-390 mil millones en productividad anual para el sector petrolero, gas, carbón, minería de hierro y de cobre, en todo el mundo.

Termina diciendo que Australia posiblemente tenga un déficit en profesionales STEM (science, technology, engineering and maths) y recomienda que la industria y el gobierno inviertan en apoyar la educación STEM, porque antes del 2030 la mitad de la fuerza laboral necesitará conocimientos de programación de alto nivel y habilidades computacionales. Asimismo, gobierno-empresas deberán liderar la innovación, para crear el futuro minero, formando alianzas creativas, invirtiendo en la fuerza laboral y premiando el pensamiento innovador.