AndrésZubiate
Boom Inmobiliario Por Andrés Zubiate

El tráfico en Lima es uno de los principales temas de conversación actualmente. Uno llega al trabajo o a una reunión social y el primer comentario es “wow, ¡qué tal tráfico!”. Las razones y soluciones dan para un largo debate que no es mi objetivo aquí.

Y uno se acostumbra, programa mejor sus trayectos y se mentaliza para la experiencia. Sin embargo, cuando pareciera que la situación no puede ser peor, uno se encuentra con una calle cerrada donde están haciendo un nuevo pavimento o tendiendo una tubería de agua o desagüe. Las calles se cierran parcial o totalmente y obviamente el tráfico se pone aún peor. Y uno lo tiene que sufrir estoicamente. Y esto es peor en épocas de elecciones, como las que recién pasaron.

La reflexión es la siguiente. Uno ve que un día cierran una cuadra de una calle y empiezan a romperla para hacer una zanja. Una semana después tienden las tuberías. Una semana después cierran la zanja y pavimentan. Más o menos tres semanas. En algunos casos mucho más.

¿Por qué sucede esto? Porque el sistema de contrataciones del Estado busca contratar la propuesta más económica, lo más barato. Lamentablemente, en la mayoría de los casos, la propuesta de costo más bajo no necesariamente es la de plazo de ejecución más corto. Y un mayor plazo tiene un costo importante, no directo, pero sí por los perjuicios que causa o por lo que demora en proveer sus beneficios.

Comparto aquí un video impresionante donde se muestra la construcción de un puente en China en 48 horas.

Éste es un buen ejemplo donde se puede apreciar que para ejecutar una hazaña de ingeniería de tal magnitud se requiere no solo tecnología de punta sino también una importante dotación de recursos. Estoy seguro de que el costo de esta obra no es el más bajo y que existen maneras menos costosas de construir el puente, pero sin duda, en mayor plazo. En el Perú algo así quizás tome seis meses.

La pregunta entonces es: ¿por qué se quisiera construir el puente a mayor costo pero en mucho menor plazo? Simple, porque el costo asociado a la construcción de este puente va más allá del costo del puente per se. Hay que considerar el beneficio para el transporte (no solo de personas sino de carga) y el comercio de poder utilizar el puente seis meses antes. En el caso que se trate de la reconstrucción del puente (que sucede a menudo en el Perú) hay que considerar el costo de las horas perdidas por las personas que tienen que circular por ahí durante todo el periodo de construcción. Los beneficios de una ejecución rápida así como los perjuicios de una ejecución prolongada son significativos. Y si vamos más allá, hay que tener en cuenta los costos de mantenimiento. Y otros costos más. Por lo tanto queda claro que el puente más barato de construir probablemente no sea el más económico.

Por lo tanto no se debe contratar infraestructura por el menor costo de ejecución, sino por el menor costo en su vida útil.

Volviendo al ejemplo de una zanja para desagüe en el Perú, estoy seguro que existen maquinarias y tecnologías para ejecutar estas obras en muy cortos plazos. Y siempre se pueden destinar mayores recursos para realizar los trabajos en menor tiempo, pero siempre a un mayor costo. Aquí es donde el costo de ejecución versus el costo en su vida útil se hace evidente.

¿Por qué no se calcula el costo directo de las horas hombre de la gente detenida en el tráfico o en el desvío por una obra en ejecución en las calles? Si yo tengo un comercio en la calle que se cierra para poner el desagüe, ¿por qué no se calcula mi costo (o mi pérdida) por tener mi comercio cerrado tres semanas? ¿Cuál podría ser el costo adicional para ejecutar una obra como ésta en tres días en lugar de tres semanas?

En este caso, lo barato sale caro.