IPAE
CADE en Agenda Por IPAE
Publiblog
auspiciado

 

 

Susana Díaz – Gerente de Desarrollo Institucional de ADECOPA. Miembro del Comité Estratégico de Educación de IPAE.

La elección de la institución educativa, supone, en primer lugar, un análisis profundo que exige contar con toda la información posible para tomar una decisión. Lo primero que los padres deben tener en cuenta es que el mundo de hoy exige que los egresados posean un conjunto de competencias no solo en el ámbito intelectual sino también en la esfera ética, social, afectiva y espiritual. Estos últimos son aspectos que algunas escuelas no suelen atender de manera planificada y sistemática.

Esta elección comienza desde que el niño es muy pequeño teniendo como resultado que cada año cerca de 500 mil pequeños ingresan a la edad de 3 años a una institución de nivel inicial. No solo se cumple así con un mandato legal, sino que el ingreso tempano a la educación básica ha demostrado ser efectivo. Estudios internacionales como el de Edward Melhuish han evidenciado que los niños entre 3 y 5 años que van a la escuela antes de iniciar su educación primaria, alcanzan mejor desempeño a largo plazo y se relacionan mejor que otros que no lo hacen. En el caso de nuestro país, el impacto también ha sido evidenciado, pues hay una correlación positiva entre los años de educación inicial y los logros de aprendizaje de la evaluación censal (Díaz, 2014).

Debido a ello, es que la elección se convierte en un hecho importante en las familias y exige a los padres analizar cerca de 50 mil instituciones educativas de nivel inicial en todo el país y casi 8 mil en Lima Metropolitana, 60% de los cuales son privados.

En segundo lugar, una institución seria involucra a los padres, reconociéndolos como primeros responsables y protagonistas de la educación de los hijos. Debe tenerse especial cuidado que la propuesta educativa esté en sintonía con los valores y principios del hogar. Se trata que la institución conjugue el esfuerzo de los padres y de los maestros en torno a un objetivo común: la felicidad de los hijos.

Una vez resueltos estos dos primeros aspectos debemos avanzar en el análisis de algunas preferencias que nos ayuden a precisar mejor la elección. Por ejemplo:

-¿De gestión privada o pública?
-¿Mixto o de educación diferenciada?
-¿Religioso o laico?
-¿Cuáles son los costos? ¿Se adecua al presupuesto de la familia?
-¿Cuenta con convenios, intercambios culturales?
-¿Incentivan el desarrollo físico y los deportes?
-¿Bilingüe o idiomas como segunda lengua?
-¿Infraestructura adecuada?
-¿Cuenta con servicios adicionales: atención psicopedagógica, comedor, ¿biblioteca, enfermería, etc.?
-¿Cuáles son los indicadores de excelencia educativa?: resultados ECE, desempeño de los alumnos en centros superiores, premios alcanzados, trayectoria de exalumnos, etc.

¿Existe alguna herramienta que nos pueda ayudar en esta búsqueda? Pues sí. El portal IDENTICOLE (http://identicole.minedu.gob.pe) plataforma desarrollada por el Ministerio de Educación en convenio con IPAE, brinda a los padres de familia información importante acerca de las instituciones públicas y privadas. ¿No está seguro qué instituciones hay en un territorio específico? Pues IDENTICOLE nos ayuda a mapear las escuelas de la zona y permite que comparemos no solo su ubicación, sino otras características como alumnos por aula, costo de la pensión, infraestructura y equipamiento, etc.

Finalmente, cuando ya se tiene una primera selección, es pertinente visitar las instituciones, observar las aulas, la infraestructura, y durante el recreo, ver la interacción entre los niños. También ayuda mucho conversar con otros padres e indagar con alumnos y exalumnos sobre la calidad del servicio recibido.

La elección de institución educativa es una decisión que toma tiempo; está en juego el óptimo desarrollo de nuestros hijos, que es el camino más seguro hacia la felicidad: es un esfuerzo que bien vale la pena.

 

Tags
IPAE