MarcialOrtiz de Zevallos
Conversemos turismo Por Marcial Ortiz de Zevallos

Hace un par de semanas me preguntó un amigo: ¿Paracas es realidad o es un mito? Y esa interrogante está en la línea de lo que vengo escuchando discutir hace años (la mayoría de veces sin sustento) en ascensores, en cocteles, en reuniones familiares y hasta en reencuentros del colegio. Lo cierto es que hay muchos interesados en saber acerca de Paracas. Quieren saber si es un destino digno de la “bulla” que suscita, quieren saber cómo les va a los que ya han invertido y están ansiosos por saber lo que se viene.

Cuando me preguntan cuál es el sustento de la “bulla”, siempre paso a enumerar. En primer lugar, la Reserva de Paracas tiene una importante ventaja comparativa: está en la costa prácticamente al lado de Lima (un inmenso mercado) y a diferencia de la capital, tiene buen clima casi todo el año. En segundo lugar están todos los atributos que en conjunto la potencian y la posicionan como un gran destino; tiene a las Islas Ballestas que interesan tanto a nacionales y extranjeros, ha sido cuna de una de las culturas más importantes del Perú, se puede usar como base para visitar las Líneas de Nazca o Haciendas y catar Pisco, tiene un desierto “de postal” en el que la gente puede realizar diferentes actividades, es un paraíso para deportes que involucren viento y mar, tiene una fauna única, ostenta playas escondidas, un mar bendecido para la pesca, fósiles prehistóricos e inclusive a veces se ven cóndores entre otras cosas más. Adicionalmente ahora tiene el nuevo aeropuerto, el puerto, la nueva autopista y probablemente hasta tenga un tren de cercanías. Así que más que digno de “bulla” diría yo que es digno de un “estruendo”. Pero acaso ¿es suficiente el  “ruido” para llenar hoteles?

Bueno, la verdad es que ayuda, pero no determina. Es el trabajo de los hoteleros y el esfuerzo público-privado los que han hecho que aproximadamente 250,000 peruanos y 80,000 extranjeros visiten la Rerserva Nacional de Paracas (RNP) el año pasado y que ellos, a su vez, sigan alimentando el “ruido”. Así se pasó de 90,000 personas que visitaban la RNP en el 2009 a aproximadamente 330,000 el 2016. Casi se ha cuadriplicado el número de visitantes en 7 años. Todo un record que puede llevar a emitir juicios equívocos como los que he escuchado: “en Paracas todos los hoteles están full”.

Visitantes paracas

Evidentemente no todos los hoteles están full a lo largo del año (excluyan por favor de su imaginario las CADE, 28 de Julio y otras fechas importantes). Como se ve en el gráfico más abajo, en el 2016, según data del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), los hoteles 4 estrellas bordearon el 34% de ocupabilidad anual promedio y los de 5 estrellas el 54%. ¿Decepcionados? Esperen, obviamente la ganancia también debe estar en función de la tarifa, pero lo cierto es que con las tarifas actuales el REVPAR* (Ingreso promedio por habitación disponible) es relativamente bajo si lo comparas con otras ubicaciones en el Perú. Y es que la oferta, naturalmente, está demorando en ser absorbida por la demanda. Donde no había ningún hotel de 5 o 4 estrellas a principios del 2000, hoy día suman 5 con cerca de 600 habitaciones en total. De esta forma, en pocos años, Paracas se ha convertido en el cuarto distrito con más habitaciones en hoteles de 4 y 5 estrellas del Perú después de Cusco, Miraflores y San Isidro.

Ocupabilidad hoteles paracas

¿Sorprendidos? Pues no se sorprendan cuando, a pesar de esas cifras, en unos años se sumen más hoteles. Y entonces alguien preguntará ¿por qué es atractivo este mercado? Para mí la respuesta se reduce en una palabra: POTENCIAL. Para empezar, esas tasas de ocupación, si son bien manejadas, pueden conllevar a tener ganancias, pero lo más importante es la visión que algunos tienen de Paracas y yo comparto: la demanda potencial es inmensamente superior a la actual y los terrenos están limitados. A pesar de que la cifra de visitantes a la RNP del 2016 representa un record con 330,000 personas al año, ese número no es nada si se toma en cuenta que Paracas está al lado de Lima con diez millones de habitantes y a donde han llegado más de dos millones de extranjeros el año pasado sólo por el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, cifra que va en aumento.

Sin embargo, si quieren entrar al ruedo e invertir en hoteles, yo no esperaría grandes tasas de ocupación pues parece que la oferta no va a parar su paso expansionista. Hay muchos interesados en posicionarse en este mercado que todavía tiene algunos terrenos frente al mar. Por ejemplo, está previsto que la marca Radisson entre con más de 100 habitaciones el próximo año en la categoría de 4 estrellas y otras empresas constructoras y operadoras están tanteando el terreno. Entonces, ¿es hora de invertir? En hotelería hay muchos factores que hay que evaluar, pero lo cierto, a mi parecer, es que no se deberían esperar altos REVPAR en el corto plazo mientras más hoteles sigan entrando. Más importante para mí es evaluar si se quiere o no tener dentro de su portafolio una propiedad estratégica en Paracas y si se está dispuesto a tener modestas ganancias en el corto plazo en pos de grandes en el futuro.

Y volviendo a la pregunta de mi amigo, yo sí creo que Paracas es una realidad cuyos frutos serán más apetecibles conforme pase el tiempo y se vaya agotando el inventario limitado de terrenos. Parafraseando al autor de Rebelión en la Granja y gran ensayista inglés, George Orwell, yo creo que para empezar: “Los mitos en los que se creen, tienden a convertirse en realidad” y Paracas, sin llegar a ser un mito, pues la ventaja comparativa es evidente, está en la boca de todos y, como tal, tiene todas las características para convertirse en esa GRAN realidad en la que muchos creen.

*En hotelería se maneja un ratio para poder comparar que es el REVPAR (ingreso promedio por habitación disponible). Es decir, si un hotel tuvo una tarifa constante de US$100/noche durante todo el 2016 en todas sus habitaciones y tuvo 50% de tasa de ocupación promedio a lo largo del año, entonces su REVPAR fue US$50/noche por habitación. Es un ratio que incorpora los elementos de ocupabilidad y tarifa y sirve para el análisis y comparación entre hoteles y diferentes mercados.

LinkedIn