MarcialOrtiz de Zevallos
Conversemos turismo Por Marcial Ortiz de Zevallos

Algunas aerolíneas en el Perú practican una política de precios que vista por encima pareciera irracional, pero tal vez responda a otros motivos o simplemente sea una forma de ganar más aprovechando la inelasticidad de la demanda en algunas rutas, la carencia de queja o la inactividad de las autoridades, no lo sé. A ver qué piensan Uds. una vez que elabore más.

Explico. Mientras los peruanos podemos escoger un abanico de precios, por decir, para un viaje de Lima a Cusco, a los extranjeros, en ciertas aerolíneas, los obligan a comprar siempre la tarifa más cara. Así de simple. Y como seguramente algunos no me entienden, les explico raudamente cómo funciona la política de precios de las líneas aéreas en general. No sé si se habrán dado cuenta, pero la mayoría de aerolíneas tienen 2, 3, 4 o más tarifas diferenciadas para un mismo vuelo. La más barata usualmente tiene varias limitaciones, como por ejemplo, no poder escoger tu asiento en el avión, entre otras. Conforme el precio sube, van aumentando los derechos de los potenciales clientes hasta llegar a la tarifa más alta que te da todas las gollerías. Hasta ahí todo bien. Es una cuestión de oferta y demanda y se hace en todo el mundo de la misma manera. El problema radica en que en el Perú, algunas aerolíneas prohíben a los extranjeros acceder a las tarifas de menor precio aduciendo, supongo, que son un “beneficio” para los peruanos, cosa que no son. ¿Por qué? Porque simplemente son más baratas porque te brindan menos servicios y es así en todas partes. De tal manera los extranjeros sólo pueden comprar (obligados) un boleto aéreo doméstico si es que pagan la tarifa más cara a pesar de que tal vez, no necesiten los derechos que esas tarifas brindan, como por ejemplo, llevar equipaje en la bodega. Peor aún, si de casualidad mientras hacen una compra por internet escogen alguna de las tarifas más bajas, en el aeropuerto o durante el viaje podrían ser obligados a desembolsar más de US$170 bajo no sé qué concepto … No lo digo yo, está escrito en las páginas web de las aerolíneas. Basta con revisarlas y leer. Y la pregunta cae como un yunque pesado y oxidado al frente de uno: ¿Eso está bien? Yo creo que no.

Disclaimer

En primer lugar, pienso que el Perú no lo debería permitir pues sin ser abogado me parece un abuso de poder. ¿Indecopi debería entrar a tallar? Tal vez, no lo sé. Sin embargo, para mí, claramente hay un problema. Si un extranjero quiere visitar Puno por una noche y quiere pagar la tarifa más barata ¿por qué no lo van a dejar? Es como que si a un turista en un hotel sólo le permitan reservar la suite presidencial. Sería un absurdo de magnitudes colosales. ¿Qué le podría decir el recepcionista o eventualmente el administrador del hotel al cliente? ¿“Los cuartos más baratos son un beneficio exclusivamente para peruanos”? ¿“Sé que no necesita el spa gratis, las botellas de champagne, etc, pero tenemos la orden de gerencia que los extranjeros sólo pueden reservar el cuarto más caro”? No creo que alguien sea capaz. Sería un abuso atroz a mi parecer. Peor aún si hay hoteles limitados en número (hay limitadas aerolíneas y frecuencias de vuelo) y los turistas se ven casi forzados a tomar la suite.

En segundo lugar, pienso que una empresa debería tener la misma política en todos los países donde opera. Hasta donde sé, las aerolíneas que obligan a comprar el pasaje más caro a los extranjeros en Perú, no lo hacen en Chile, Colombia o Argentina. En otras palabras, si un peruano va a Colombia y quiere viajar de Bogotá a Cali, o si uno va a Chile y quiere viajar de Santiago a Arica, uno puede escoger cualquier tarifa, desde la más barata hasta la más cara. En otras palabras, hay un trato igual para residentes y no residentes donde cada quien escoge lo que realmente quiere y los servicios que necesita. Sin embargo, para ser sinceros, si en otros países nos obligaran a comprar siempre primera clase, por decirlo de alguna manera, tampoco interesaría. Ese trato diferenciado no es aceptable y punto.

En fin, si bien es cierto que este blog no es un blog de quejas, sí es un blog para poner temas en el tapete que afectan al turismo y que se conversan en el sector. Como amante del Perú y entendiendo la importancia de la industria turística para paliar la pobreza que nos aqueja y también entendiendo la imperiosa necesidad de promocionarla, hacer estas diferencias tiene efectos contraproducentes. Creo que este tipo de medidas o prácticas borran con la mano izquierda lo que muchos otros tratan de hacer con la derecha. Me parece que es hora de que las empresas den marcha atrás y permitan acceder a los extranjeros a las mismas tarifas que acceden los residentes. De lo contrario los peruanos deberíamos actuar y las autoridades ver de qué manera enfrentar esta situación. Hay que recordar que un cliente insatisfecho, y peor si es que se siente atropellado, se puede convertir en un enemigo que no tendría reparos en despotricar no sólo de las aerolíneas, sino que del sector en general y a hasta de los mismos peruanos. Puede ser que a las aerolíneas que hacen esto no les importe pues tienen una gran participación de mercado y muchas frecuencias, pero sí les debe importar a todos los integrantes de este gran sector que se llama Turismo. Irracionales o no estas prácticas deberían parar pues hacer diferencias es odioso y siempre es mejor tratar a todos por igual.

LinkedIn