Jaime R.Sotomayor
Darwin digital Por Jaime R. Sotomayor

Recientemente se realizó Exponential Manufacturing 2017 en Boston. Esta es una serie de conferencias que organiza Singularity University y se expone sobre el futuro de las industrias de manufactura, construcción y fabricación digital. Uno de los temas que se trataron fue sobre el futuro de la energía, ingrediente fundamental para estas industrias. Nos cuenta Ramez Naam, de Singularity University, que el 20% de todas las emisiones de carbono son causadas por las fábricas. Esto significa que una mejora en esta industria podría tener un rápido impacto positivo en nuestro planeta. Una de las metas que se ha establecido Estados Unidos es la de reducir en 5 veces las emisiones de carbono en los próximos 30 a 35 años. Él está optimista de esto por la aparición de nuevas tecnologías.

La receta para llegar a esta ambiciosa meta está en hacer más eficiente la producción de energía. Esto no sólo le beneficia al ecosistema sino que también le generará un aumento en las utilidades a las empresas. Pero el motivo por qué no muchas empresas han decidido adoptar este camino es por los altos costos iniciales. Simplemente los retornos demoraron demasiado para considerarla una inversión viable. Si bien esto era verdad en el pasado, hoy se vive otra realidad.

Nuestro planeta recibe constantemente un baño de energía solar equivalente a 10,000 veces a toda la energía que consume la humanidad. Pero hasta el momento, hacer uso de esta abundante energía ha sido caro. Si eres un fabricante, lo lógico es que busques la fuente de energía más económica que te permite tener productos a precios más competitivos. Por suerte, esto está cambiando. Hoy en aquellas zonas con alta radiación solar, la energía solar se ha vuelto más barata que de fuentes tradicionales como el carbón, gas natural o la gasolina. Lo mismo para la energía eólica, zonas con fuertes vientos están produciendo energía a costos muy bajos.

Hoy producir un Watt de energía mediante un panel solar cuesta 200 veces menos que en los años 70’s. En Dubai donde hay abundancia de radiación solar, en vez de recurrir al costo de 6 centavos de dólar por el gas natural, se está produciendo energía solar por el costo de 2.4 centavos del dólar. ¡Menos de la mitad que de las fuentes tradicionales!

Sabiendo que esta es una tendencia global y que más lugares en el mundo ofrecerán opciones más económicas. ¿Dónde nos conviene poner nuestras fábricas? Quizás construir una planta con sistemas fotovoltaicos en Arequipa o Tacna sea una buena solución. Esto sin duda podría ocasionar el surgimiento de nuevas fábricas en la zona y aumentar el ingreso de las personas en la zona de influencia.

La mejor noticia sobre estas nuevas tecnologías es que los precios seguirán bajando. La razón por la cual hoy los paneles solares están a estos precios se debe a los avances en la manufactura. Se ha logrado reducir el costo de fabricación y los han hecho más eficientes. Sumado a que hoy hay una mayor demanda, se puede fabricar a gran escala, y esto a su vez ayuda a continuar reduciendo el costo. Lo más importante es que al reducirse el costo, se hace más utilizado; y al existir más fuentes de energía barata, se refuerza este círculo virtuoso. Es decir, mientras más económico se haga la producción de energía, más barato será la fabricación de los paneles y esta a su vez hace que la producción de energía se vuelva a reducir. Llevando el precio de la energía al consumidor a niveles más bajos en cada iteración.

Finalmente, algo que no debemos de olvidar es que la producción de energía es tan solo uno de los factores que impactan en esta industria. Los otros dos que también tenemos que considerar son el transporte y almacenamiento de la energía . Este último ha tenido mucho avance, se ha reducido el costo en 5 veces en los últimos cinco años. Esto tendrá un fuerte impacto debido a que las baterías las encontramos en teléfonos, computadoras, carros, y muchos más dispositivos. Dado que el sol no cae todo el tiempo sobre los paneles y que el viento cambia constantemente de intensidad, tenemos que buscar maneras de conservar energía para las horas de nula o baja producción.

¿Por qué traigo este tema a SEMANAeconómica? Porque considero que tiene que iniciarse esta conversación de una vez. Si bien estamos promoviendo que el ser humano sea más eficiente con su consumo energético, en muy ingenuo pensar que con campañas mediáticas resolveremos el problema en su totalidad. Esto se debe a que nuestra naturaleza es la desear constantemente nuevos productos y servicios, y esto conlleva a consumir más energía. Por eso, lo más sensato es buscar una fuente de energía que supla con toda la demanda sin impactar negativamente en el ecosistema.

Si en tu organización tienes la capacidad de influir en la fuente de energía que se consumen, anda evaluando la posibilidad de migrar a energías renovables por todos los beneficios previamente mencionados.

¿Disfrutaste de leer este artículo?

¡Hola! Soy Jaime Sotomayor, Gerente de Aceleración en Wayra Perú (aceleradora global de startups digitales de Telefonica Open Future_). Cada dos miércoles publico en SEMANAeconómica un nuevo artículo relacionado a innovación, tecnología y emprendimiento. Te invito a que te suscribas a mi newsletter gratuito en la web jaime.pe para que no te pierdas ninguna noticia. También puedes seguirme en Facebook y Twitter, donde diariamente comparto novedades.

LinkedIn