VirnaVitteri
De la actitud al éxito Por Virna Vitteri

Estamos entrando agosto… ¡cómo se pasó el año! ¿Te pasa que empiezas el año pensando en todo eso que vas a empezar a hacer o dejar de hacer y para cuando te das cuenta no hiciste nada? Acá unas cortas líneas para evitar que llegue ese momento…

Para todo destino final, siempre es bueno parar a medio camino, revisar lo avanzado, lo aprendido y prepararnos para continuar la otra mitad del camino.

Las revisiones de medio año son comunes en las empresas. Estas revisiones son muy útiles para evaluar y reflexionar sobre el desempeño de los primeros seis meses del año y qué se desea que suceda en los siguientes seis. Las revisiones de medio año te dan la oportunidad de hacer ajustes y tomar las acciones necesarias para llegar a las metas definidas.

Esta es una invitación a tomar este mismo concepto y aplicarlo a tu vida personal. Si las empresas lo hacen, ¿por qué no nosotros? Realizar una evaluación personal te ayudará a tomar conciencia de tus metas, de tus avances y tomar inventario de lo que necesitas para continuar – o empezar – el camino para así asegurar que termines el año satisfecho con lo logrado.

Mirando para atrás…

Haz una lista de lo que has logrado estos seis primeros meses y mira qué te hace sentir orgulloso

Empieza por las experiencias y toma en cuenta que este ejercicio no sólo se enfoca en resultados o cosas materiales, sino en qué tan bien te sientes con lo que has hecho. Lo que te puede hacer sentir orgulloso puede ser cualquier cosa, desde sentirte que has dominado alguna habilidad, te has atrevido a hacer algo que temías, has logrado hacer ejercicios dos veces a la semana o estar orgulloso de participar en un gran proyecto para tu empresa.

Prepara una lista de las metas y retos tomado estos seis meses y revisa los avances realizados

Muchos de nosotros iniciamos el año con algunos deseos o metas establecidas. En el tiempo puede que éstas hayan cambiado ligeramente o en gran medida. Si una meta en particular ya no aporta hacia tus actuales planes, este es un gran momento para hacer los ajustes necesarios y así evitar perderte en el camino. Revisa también tus metas familiares, tus metas como padre, madre, esposo o esposa… ¿qué te falta para sentirte bien con estos aspectos hacia final del año? ¿Qué puedes hacer diferente para lograr esto?

Mirando hacia delante

Identifica áreas de tu vida donde quisiera enfocarte en los próximos seis meses

Por lo general nuestra vida se divide en familia, entretenimiento/diversión, carrera, finanzas, relaciones, salud, entorno físico y desarrollo personal. Revisa cada una de estas áreas y piensa qué tan satisfecho te encuentras en este momento (puedes darle una puntuación del 1 al 10). Una vez identifiques una o dos áreas en las que quieras trabajar los próximos seis meses, escribe tres cosas que harán que ese puntaje se acerque a un 10.

Escoge una palabra o frase que resuma o le dé significado a tus próximos seis mesesUntitled design-5

Aunque suene un poco místico, esto está muy relacionado con la programación neurolingüística y te mantendrá enfocado en los próximos meses.

Tener una palabra o frase que represente lo que quieres lograr servirá de ancla para tus metas. Es casi inevitable sentirnos distraídos o desmotivados en el camino, esta palabra te recordará este ejercicio, reducirá los riesgos y te acercará a eso que quieres lograr hacia fin de año.

Todos conocemos la frustración que se puede experimentar por haber cerrado un año sin sentir que avanzamos hacia la vida que esperamos. Haz lo que tengas que hacer por ir por tus metas, por lograr la vida que quieres, esa vida que se logra como dice la canción, pasito a pasito, con las decisiones que tomamos año a año, mes a mes, día a día.

No desaproveches esta oportunidad…

LinkedIn