VirnaVitteri
De la actitud al éxito Por Virna Vitteri

¿Cómo una pregunta tan inofensiva puede levantarnos todas las alertas y hacernos sentir tan a la defensiva como si alguien nos fuera a atacar?

 

Como cultura ponemos mucho énfasis en lo que las personas hacemos y somos profesionalmente, y puede ser muy fácil, si estás sin trabajo, sentirte menos y querer huir de la situación.

 

Responder de manera poco asertiva, enredándote o dando demasiadas explicaciones puede jugarte en contra.  Prepárate para esas respuestas, así la próxima vez no te agarra desprevenido o mejor aún, aprovechas en usar la situación a tu favor.

 

1.No quieres hablar del tema

Puede suceder que realmente no quieras hablar de la razón por la que estás sin trabajo.  Tal vez fuiste despedido o renunciaste por razones ajenas a ti.  Cualquiera sea la situación es válido que no estés preparado emocionalmente para responder esta pregunta.  No te enredes en explicaciones que lo único que lograrán es que las personas, con la mejor intención, sigan ahondando con más preguntas aún.  Si respondes de manera asertiva y concreta “estoy en un proceso de transición laboral” difícilmente existe espacio a la re-pregunta porque no has dado información alguna sobre la situación.

Responder “Estoy en un proceso de transición, ¿tú a qué te dedicas?” mueve el reflector hacia tu interlocutor dejando claro que es su momento de hablar y no el tuyo.

 

2. Muestra tu interesante perfil

Es importante saber cuándo es momento de venderse y cuándo no.  No puedes usar todos los momentos como oportunidades de networking, necesitas construir algún tipo de relación antes de pedir un favor, regla fundamental de redes de contacto.

En lugar de decir “Estoy buscando trabajo en este rubro, ¿conoces a alguien?”  bríndale a tu contacto una descripción profesional muy, muy breve y ganadora sobre ti y déjale saber la posición que estás buscando.   Esto puede llevarte a conversaciones muy interesantes sobre el sector, brindarte alguna información que no conocías e incluso tu interlocutor puede ofrecer algunos contactos sin necesidad de pedirlo.

 

3. Ponle foco a tu búsqueda

Aunque pienses que decir que estás abierto a cualquier oportunidad puede hacerte ver más flexible y receptivo (¡y así no te pierdes nada!).  Presentarte de esta manera a un nuevo contacto puede confundirlo, sin espacio de colaboración hacia ti.  Si te quiere ayudar, esa persona no puede contactarte con toda su agenda telefónica, pero si le das un foco específico sí podrá pensar a quién conoce en tu mercado objetivo.  Busca ser específico cuando quieras que alguien te ayude con sus conocidos.

 

 

Cuando estás desempleado estar en reuniones sociales donde cada uno empieza a hablar de lo que hace puede resultar muy duro.  Recuerda que es una situación cotidiana y sólo tú decides sacarle provecho o no.

 

Puedes descargarte gratis la guía con las 10 preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo acá.

 

 

 

 

LinkedIn