VirnaVitteri
De la actitud al éxito Por Virna Vitteri

1. Muy largo

2. No enfocado a la posición que quieres

3. En función de tareas y no logros

Un gerente contratante o headhunter recibe tantos CV que sería imposible pensar que pueda revisar cada uno a profundidad, razón por la cual tarda aproximadamente seis segundos en definir si un currículum puede ser un buen candidato para la posición o no. ¡Así es! Tienes exactamente seis segundos para impresionar a tu potencial empleador.

Puede que seas un excelente profesional, pero si tu hoja de vida no lo muestra, fácilmente quedará en el montón de los “no deseados”. Personalmente he descartado currículum con faltas mínimas de ortografías sólo porque me habla de la falta de cuidado que puede tener la persona en algo tan delicado como su presentación.

Si bien hay varias razones importantes por las que un CV puede ser descartado, son tres a destacar:

1. Muy largo

El límite máximo recomendado son dos hojas, esquematizadas de manera ordenada. Si logras volcar tu experiencia de manera más breve, mejor. Si eres un ejecutivo con poco recorrido profesional, una hoja será suficiente; no intentes decorarlo o llenarlo con asuntos irrelevantes. Si eres un gerente experimentado con una carrera que mostrar, dos hojas es el límite máximo. Dale más espacio a lo reciente y recorta o elimina información antigua que no aporte valor a tu actual posicionamiento. ¡No busques apretar todo! Encuentra un modelo de CV con estructura, un tipo de letra ordenada y sencilla, un puntaje que cualquiera pueda leer, así como márgenes apropiados. No quieres que a la vista tu currículum parezca un festival, sin orden ni estructura, que te haga lucir poco profesional y sobre todo que no invite a leerlo.

2. Falta de claridad en el objetivo

Uno de los errores más comunes es no enfocar tu propuesta a la posición que quieres. Es importante al momento de desarrollar tu currículum tengas presente a quién le estás hablando, es decir, saber a qué posición aspiras y qué se espera para esa posición deseada. Tener claridad sobre esto te va a ayudar a “vender” tus éxitos de la forma correcta logrando destacar los logros apropiados y captar así la atención de tu entrevistador. Si por ejemplo, lo que buscas es una posición en finanzas, deberás enfocar tu CV en aquellas competencias y aspectos que un área de finanzas requiere y que tú puedes ofrecer. Muchas veces no queremos enfocarnos en una posición o área en particular creyendo que eso nos va a sesgar las oportunidades. Es mucho mejor mostrar una fortaleza diferenciadora en algo en particular que querer abarcar todo y al final no comunicar nada. Regla de marketing básica: vende lo que el cliente quiere comprar.

3. Redactado en funciones y no logros

Sucede que queremos contar todo lo que hemos hecho en una empresa y escribimos párrafos eternos detallando las funciones que realizamos. Es importante tener en cuenta que las empresas nos contratan para aportar valor, es decir, tu CV necesita mostrar qué hiciste en esa posición que marcó una diferencia para tu ex empleador y que a su vez, podrías repetir en la nueva posición para la que estás siendo entrevistado. En línea con el punto anterior, en la medida que tengas claridad sobre hacia dónde apuntas, podrás mostrar tus éxitos de manera contundente, dirigiéndolos hacia el mismo objetivo. No manejarlo así convertirá a tu currículum en un gran texto donde se mezclan funciones, responsabilidades y logros que sin duda se traducirán en un CV sin energía, ni capacidad persuasiva.

Buscar talento y definir potenciales candidatos es un trabajo muy intenso que implica revisar cientos de currículums y entre ellos encontrar el que calce con la descripción de la posición a ocupar. Hazle la vida más fácil a tus potenciales empleadores, presenta un CV breve, simple, con objetivos y resultados claros, así todos ganan.

*Descarga de manera gratuita la guía con las 10 preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo acá.

LinkedIn