VirnaVitteri
De la actitud al éxito Por Virna Vitteri

Todos conocemos que la disciplina es el factor clave en el logro de tus objetivos, es decir pieza fundamental para ser exitoso.  Entonces, ¿qué nos pasa que muchas veces no logramos mantenernos centrados en el objetivo y perdemos la brújula?  ¿Cuántas veces fijamos nuestras metas para el nuevo año y terminan en deseos bien intencionados porque al poco tiempo “tiramos la toalla”?

¿Qué pasaría si fijáramos como punto importante en nuestras vidas, el ser disciplinado?  Cuántas cosas cambiarían…

 

Disciplina es constancia. Constancia y perseverancia en no dejar la tarea, sin importar los resultados.  No

dejar de hacer las cosas, así no nos provoque, y continuar remando, aunque tengamos un temporal encima, pero somos humanos y ¿a quién no le provoca tirar todo y no seguir cuando se está remando contra corriente?

 

“La diferencia entre ganar y perder está por lo general en no abandonar”.

                                 Walt Disney

 

Acá 5 pasos que diferencia a los que se rinden de los que perseveran:

1. Tienen el objetivo muy, muy claro.

La disciplina está absolutamente relacionada al resultado que realmente quieres obtener.  La razón número uno por la que las personas desistimos es por tener una meta muy vaga.  Necesitas determinar tu objetivo de manera muy específica, aterrizada a números o acciones concretas.  No puedes definir que quieres un negocio rentable, porque entonces nada evitará que dejes de remar cuando venga una tormenta.  Necesitas definir cuál es ese número que quieres generar, saber exactamente de cuánto estás hablando.  Imaginarte ese número en el banco, sabiendo las satisfacciones que te permitirá, es lo que evitará que dejes los remos cuando las cosas se pongan feas.

 

2. Definen claramente el por qué lo quieren.

Muchas veces tenemos el “qué queremos” súper claro, pero no hemos definido el por qué.  Esto es lo que te mantendrá motivado y en curso, estas razones serán tu motor.  ¿Quieres mudarte de casa?  ¿Por qué lo quieres hacer?  Escribe las razones de tu por qué y cuando las baterías se descarguen – porque lo harán- lee tus motivos en voz alta.

 

3. Identifica los obstáculos que vendrán.

Y dentro de ellos el principal serás tú.  No importa qué tan fuerte seas, no siempre te levantarás con las fuerzas necesarias.  Conócete e identifica cuándo estás siendo tu propio obstáculo y diseña tu propia estrategia para ganarte. ¿Qué te sirve hacer/decir/escuchar en esos momentos?

 

4. Desarrollan nuevos comportamientos.

¿Estás actuando de acuerdo a la persona que quieres ser?  ¿Tus hábitos responden a esa persona que va a lograr lo que has establecido?  La coherencia es fundamental. No hay manera de lograr tus metas si dices querer una cosa y actúas de otra manera.

 

5. Se mantienen enfocados.

Desarrolla un nivel de conciencia que te ayude a estar atento a cualquier desvío del camino para que puedas tomar acción rápidamente.

 

¿Dudas de tu capacidad de desarrollar disciplina?  Te sugiero por los siguientes 30 días hacer una lista de 10 cosas simples que estén en tu lista de pendientes por mucho tiempo y que necesitas y quieres tomar acción ya.  Asigna días para cumplir con cada una y ponlo en tu calendario.  No dejes de cumplir con tu agenda y táchalos de tu lista uno a uno.

¿Por qué es esto importante?  Está comprobado que la manera de lograr grandes cosas es creyéndote capaz de lograr las pequeñas primero.  Cumplir con tu lista te ayudará a sentirte una persona disciplinada y orientada a objetivos.  Cuando veas que has logrado esas pequeñas cosas, la satisfacción y sensación de logro serán tu motor para ir por las más grandes.

 

No te pierdas de más recursos y artículos relacionados, entra acá:  www.virnavitteri.com

LinkedIn