JorgeLazarte
Destrabe empresarial Por Jorge Lazarte

Llegue aser formal habri el ruc habri una tiendad llego la mucipalidad de la victoria primero la licencia coima para k no me multaran de ahi pague la licencia que nunca me entregaron de ahi defensa civil coima hasta k me regularise de apagar contador de ahíotra ves la municipalidad x licencia algo k ya se pago y no entregaron al reclamar una burocracia de dios mio en la actualidad ya no pago ruc no tengo tienda y soy informal y pago impuesto indirectamente las mismas actoridades hacen que novseamos formales

El comentario con el que inicio este artículo pertenece al señor Alfredo Nuñez y fue publicado en la página de Facebook de la Asociación de Eliminación de Barreras Burocráticas – ADEBB, el 26 de octubre de 2018. La cita es textual y no he querido editarla porque creo que tal como está, refleja con exactitud la realidad que viven la mayoría de empresarios peruanos.

El señor Nuñez pone en evidencia los tres problemas principales que impiden el crecimiento y desarrollo de nuestro país: burocracia, informalidad y corrupción. Tres cánceres que carcomen nuestras instituciones y contra los que parece no haber cura. Lo más preocupante es que no existe una estrategia clara y concreta para luchar contra ellos, y que los paliativos implementados hasta hoy por el gobierno son tan insuficientes como efímeros.

Pero no todo está perdido. El empresariado peruano puede y debe asumir un rol protagónico en la erradicación de estas enfermedades, empezando por ser consciente de que el origen del mal nace y radica en la burocracia. Porque la burocracia impide a los informales formalizarse. Y porque la burocracia es el caldo de cultivo de los corruptos, que buscan el entorno perfecto para crear problemas y luego vender soluciones.

Si acabamos con la burocracia, acabaremos también con la informalidad y la corrupción. Pero no podemos esperar que sea el Estado quien lo haga. Sería como pedirle a alguien que se dedique a destruir sistemáticamente lo que con esfuerzo construye. Son las empresas quienes deben asumir la tarea de identificar la burocracia que más daño les hace, empezando por todos aquellos trámites, cobros, exigencias, requisitos e impedimentos que son contrarios a la ley y a la razón; para buscar su eliminación por los medios legales existentes.

Son estos los motivos que nos han impulsado la constitución de ADEBB y por los que venimos trabajando. Sólo atacando a la burocracia lograremos reducir la informalidad y la corrupción. Si esperamos que sea el Estado quien desenrede lo que el mismo enreda, nuestros índices de competitividad seguirán siendo indefinidamente los más bajos del mundo. Esta lucha la tenemos que dar nosotros.

*Artículo publicado en la revista Negocios Internacionales de Comex Perú, noviembre – diciembre 2018.