JorgeLazarte
Destrabe empresarial Por Jorge Lazarte

Si su mercadería se rompe o se malogra y ya no la puede vender, debe saber que ello no es suficiente para considerarla una pérdida. El Reglamento de la Ley del Impuesto a la Renta exige que dicha mercadería sea destruida previamente en presencia de un notario público, en el marco de un procedimiento administrativo seguido ante la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria – SUNAT; para que ésta, de considerarlo conveniente, envíe a un funcionario a presenciar la destrucción.

Este procedimiento creado por el Ministerio de Economía y Finanzas – MEF es uno de los trámites más costosos que deben afrontar las empresas para reconocer tributariamente las pérdidas que por derecho les corresponden. La cantidad de trámites notariales que deben realizar los comercializadores de bienes por cada producto que pierde valor comercial, genera cuantiosas pérdidas de tiempo y dinero debido a que cada bien que no sirve, debe ser destruido en presencia de un notario público, que suele cobrar en función del costo de la mercadería a destruir – constatar la destrucción de bienes cuyo valor comercial era de S/ 50 mil puede llegar a costar más S/ 2 mil solo en honorarios profesionales, sin incluir gastos de incineración y transporte.

Se trata de una exigencia que encarece y dificulta la operatividad y el desarrollo de los negocios de las empresas, que ha sido declarada recientemente “irracional” por la Comisión de Eliminación de Barreras Burocráticas del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y Protección de la Propiedad Intelectual, mediante una resolución en la que INDECOPI ordena al MEF y a la SUNAT que se abstengan de exigir la destrucción ante notario a una empresa que se veía impedida de reconocer las pérdidas que sufría diariamente debido a los altísimos costos que ello le representaba. Este pronunciamiento del INDECOPI representa un avance sumamente importante en la lucha por la desburocratización del país, pues mejora el ambiente de negocios al reducir gastos que restan competitividad a las empresas innecesariamente.

Aquí un consejo: si su empresa es víctima de esta burocracia y le resulta oneroso reconocer tributariamente sus pérdidas, debe saber que también puede denunciar al MEF y a la SUNAT ante el INDECOPI para solicitar su inaplicación en base a este nuevo precedente. Si no sabe cómo hacerlo puede contactar a la Asociación de Eliminación de Barreras Burocráticas – ADEBB que brinda asesoría gratuita para este tipo de denuncias; aunque es justo reconocer que la defensa de este caso estuvo a cargo del Dr. Oscar Picón del Estudio Picón & Asociados.