JorgeLazarte
Destrabe empresarial Por Jorge Lazarte

Desde hace unos días se habla mucho de las vacaciones del personal que labora en las empresas. La razón es que el 5 de febrero de 2019 el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) publicó el Decreto Supremo N° 002-2019-TR, mediante el cual aprobó una nueva reglamentación para regular el descanso vacacional remunerado de los trabajadores del sector privado.

Si bien es cierto la referida norma establece algunas disposiciones nuevas en cuanto a los periodos mínimos para el disfrute vacacional y las formas que deben cumplirse para ello; los principios rectores que regulan el descanso vacacional no han variado. El periodo vacacional sigue siendo de 30 días y, más importante aún, la oportunidad en la que puede ser gozado sigue dependiendo del empleador.

Nadie puede irse de vacaciones en fechas que pongan en peligro la continuidad de las actividades de la empresa ni en periodos que el empleador no consienta. Dicho de otro modo, los cambios introducidos por la nueva normativa solo son eficaces en la medida en que el empleador esté de acuerdo en adoptarlos y siempre que no perjudiquen sus actividades.

El principio general es que todo trabajador tiene derecho a salir de vacaciones 30 días al año, de manera ininterrumpida. Sin embargo, el reglamento aprobado permite que, de existir un acuerdo entre el empleador y el trabajador, dicho periodo pueda ser fraccionado. De no mediar un acuerdo entre ambos, el trabajador tendrá el derecho a salir de vacaciones de manera ininterrumpida los 30 días que le corresponden, pero en el momento en que la empresa se lo indique. No cuando el quiera.

Para muchas empresas con amplios números de trabajadores, administrar solicitudes de vacaciones diarias, semanales o hasta quincenales puede representar una carga administrativa onerosa y compleja. La norma exige que el acuerdo para el fraccionamiento de vacaciones de cada trabajador conste por escrito, e indique exactamente la fecha de inicio y de término de cada descanso, en forma previa al goce del mismo. Esto puede significar la celebración de más de 15 convenios al año con cada trabajador, si es que cada uno opta por escoger los días que quiere irse de vacaciones

Los departamentos de gestión de desarrollo humano de algunas empresas ya andan angustiados buscando presupuesto para el desarrollo de softwares y aplicativos que les permitan organizar todas las solicitudes que reciban de sus trabajadores para irse de vacaciones por días. Pero nada impide que dichas empresas mantengan las mismas políticas que han mantenido hasta ahora, en la medida que respeten el descanso vacacional remunerado de 30 días ininterrumpidos, salvo un acuerdo previo. De manera que hay que tomar las vacaciones con calma y sin angustiarse, que puede no haber cambiado nada.