JorgeLazarte
Destrabe empresarial Por Jorge Lazarte

La Municipalidad de Miraflores se ha vanagloriado de haber incautado, en menos de dos horas, más de 140 scooters pertenecientes a una empresa que ha invertido y apostado por proveer a la ciudad de una nueva forma de transporte, que podría aliviar el caos vehicular.

Según indicó la municipalidad en un comunicado, la incautación se debió a que los scooters estaban estacionados en la vereda e interrumpían el tránsito peatonal. Sin embargo, en el mismo comunicado se dio a conocer que el objeto de la medida era reducir los accidentes debido a la alta velocidad que pueden llegar alcanzar. Pareciera, pues, que estacionar en la vereda fue solo una excusa para impedir que los scooters circulen por el distrito, debido a una supuesta amenaza pública producto del exceso de velocidad.

Pero, ¿son en verdad los scooters una amenaza? Las bicicletas, motocicletas, automóviles y micro buses circulan a diario excediendo la velocidad, y ésa no es excusa para incautarlos todos. Las autoridades deben hacer respetar las leyes, sin que eso implique atentar contra el desarrollo de actividades económicas ni impedir el progreso de una ciudad. El punto de partida para lograr ese objetivo debe empezar por establecer un marco normativo que permita a las personas y empresas conocer sus derechos y obligaciones.

Los scooters parecen ser una buena alternativa de transporte que se viene masificando. Sin embargo, hasta la fecha no existe una regulación clara. Hoy la mayoría desconoce si puede circular por la vereda como las personas, o por la calle como los autos. No sabe si pueden hacer uso de las ciclovías, o si le está prohibido. No tiene claro si puede dejarlos en la vereda, como a veces deja las bicicletas; o en la calle, ocupando el espacio que corresponde a un automóvil. Duda si puede andar por una avenida, o si puede hacerlo por el margen izquierdo.

Para crecer ordenadamente y buscar soluciones innovadoras, la Municipalidad Metropolitana de Lima debe dar a conocer las normas que debemos observar para hacer uso de estos sistemas de movilización. Solo de esa forma tendremos predictibilidad respecto del actuar de las autoridades, y sus medidas de incautación no nos parecerán tan arbitrarias. Las normas no pueden atomizarse por distrito. La municipalidad provincial debe asumir el rol que le corresponde y establecer una única normativa que conozcamos todos de manera general.