JorgeLazarte
Destrabe empresarial Por Jorge Lazarte

Todo emprendedor que decida abrir un local comercial, debe saber que, dependiendo del distrito en que se encuentre; puede verse obligado a empapelar las paredes de su establecimiento hasta con 15 anuncios informativos, conteniendo exigencias impuestas por distintas entidades del estado, de lo más diversas y trilladas. Debe saber también que, si se niega a colocar estos anuncios, no sólo será multado; sino que su negocio podría ser clausurado hasta que cumpla con esta obligación.

A pesar de lo inverosímil que puede parecer esta medida, ya existen antecedentes que demuestran la seriedad de esta advertencia; como el cierre intempestivo del aeropuerto internacional Jorge Chávez, por parte de la Municipalidad Provincial del Callao, el 29 de febrero de 2019; y la reciente publicación de la Ordenanza N° 2160, por parte de la Municipalidad Metropolitana de Lima, que amenaza con con multar a quienes no coloquen un aviso indicando que “está prohibido discriminar“, y cerrar hasta por 15 días a quienes incumplan sus normas.

Entre los papeles que se exige colgar en las paredes de los locales comerciales, y que carecen de toda razonabilidad, por cuanto no sirven a ningún propósito ni aseguran resultado alguno; se encuentran los siguientes:

  1. El original de la licencia de funcionamiento.
  2. El original del certificado de inspección técnica de seguridad en edificaciones, renovable cada dos años.
  3. El original del certificado de sanidad ambiental renovable cada seis o doce meses, según distrito.
  4. El original de cada autorización para colocar anuncios de publicidad exterior.
  5. Un aviso que indique “prohibido discriminar“, de dimensiones variables según distrito.
  6. Un aviso que indique “prohibido acosar sexualmente“, de dimensiones variables según distrito.
  7. Un aviso que indique “prohibido maltratar a niños y adolescentes“, de dimensiones variables según distrito.
  8. Un aviso que indique “prohibido el ingreso con animales” – próximamente en Miraflores.
  9. Un aviso que indique “prohibido fumar“.
  10. Un aviso que indique “atención preferente a personas con discapacidad, mujeres embarazadas y adultos mayores”.
  11. Un aviso que indique “se cuenta con libro de reclamaciones“.
  12. Un aviso que indique el aforo máximo.
  13. Un aviso que indique “se entregan comprobantes de pago – SUNAT“.
  14. Un aviso que indique “el local cuenta con sistema de vídeo vigilancia“.
  15. Un aviso que informe sobre los derechos derivados de la Ley de Protección de Datos Personales.

Lo triste de nuestra realidad no es que las autoridades no hayan reparado en lo absurdo de estas exigencias; sino que piensan que todos estos papeles colgados de la pared de un local de verdad sirven para algo. ¿Pensarían igual si las obligáramos a colocar avisos similares en el interior de sus casas? Si consideramos que las conductas reprochables por la sociedad obedecen sobre todo a una mala educación, quizás sería bueno recordar a diario la importancia de educarse e instruirse adecuadamente, y que las municipalidades los obliguen a colocar en sus cuartos, cocinas, comedores y baños; avisos como “Compórtate bien este día”“Evita cometer delitos contra los demás”; o, mejor aún, “Piensa bien antes de regular“.

Lamentablemente, en nuestro querido Perú, siempre habrá alguien que busque regular en base a su intuición, y no a un análisis legal, racional y económico de las cosas. También habrá quien opine que eso está bien; y tiene todo el derecho a hacerlo. Nuestro deber es no discriminarlo, hayamos o no colgado un aviso contra la discriminación en nuestra pared.