Ricardo V.Lago
El Nuevo Sol Por Ricardo V. Lago

Como explica Clive Crook, citando un artículo de Samuel Bentolila, las causas se pueden resumir en dos : (1)  Un mercado de trabajo dual con contratos permanentes rígidos , por un lado , y contratos temporales muy flexibles, por el otro ; y (2)  el sistema de negociación colectiva por sector o provincia , en lugar de empresa a empresa .

Why Europe Really Must Pursue ‘Structural Reform’: Clive Crook

By Clive Crook – Jan 31, 2012

While Europe’s governments struggle to contain their debt meltdown, a big part of what’s gone wrong is easy to forget.

Through force of repetition, starting not just with this emergency but before the single-currency experiment even began, calls for “structural reform” in the European Union have become an empty incantation. It’s worth pausing to understand just how badly parts of the EU still need it.

We’ll get to what structural reform actually means in a second. First, consider Spain. Last week its unemployment rate rose to 22.9 percent. Think about that. In the U.S., unemployment of 8 percent is rightly seen as a national disaster. Joblessness in Spain is nearly triple that. Spain has 14 percent of the euro area’s population and a third of its unemployed. Among young people, one in two is without work. And Spain, like many other EU countries, expects to fall back into recession this year, so those numbers are going higher.

Let’s acknowledge that the now familiar cycle of credit- driven boom and bust is mostly what lies behind this social and economic catastrophe. Spain’s euro membership drove interest rates too low and optimism too high; borrowing and asset prices soared; housing and construction boomed; then the bubble burst, and the economy collapsed.

Look Beyond Cycle

The public-sector profligacy that played such a leading role in Greece’s version of this calamity was absent, by the way. Spain was balancing its budget before the crisis, and even now its public debt is lower than Germany (EUDB60DE)’s. Yet the risk premium on Spanish public borrowing is now so crippling, and the country’s growth prospects so poor, that analysts are talking about a possible default. And, to repeat, one in four Spaniards is without a job.

The focus on borrowing and lending isn’t wrong, but you have to look beyond the financial cycle to understand Spanish unemployment. Why has the recession hit so hard? And why is it so expensive for Spain to borrow?

Here’s where “structural reform” comes into play. Maybe second only to Greece, Spain is Europe’s most notorious instance of a broken labor market. In Spain, as in many other failing EU countries, “structural reform” means “labor-market reform” — and “labor-market reform” is a euphemism for confronting the unions.

Spain has two main forms of labor contract: temporary and permanent. This division and its implications are admirably explained by Samuel Bentolila and his colleagues at Spain’s Centro de Estudios Monetarios y Financieros research institute in a paper published by the Centre for Economic Policy Research in London. Temporary workers, who make up about a third of the workforce, have few rights and are easy to fire; permanent workers have lots of rights and are nearly impossible to fire. In addition, collective bargaining happens not at the level of the factory or the company but at the level of industries and entire provinces, and collective-bargaining agreements have the force of law.

As a result, companies facing worsened circumstances can’t adjust the wages, benefits or working conditions of permanent workers. Temporary workers, with no rights, are left to carry the whole burden. In simple terms, when business slumps, instead of wages falling across the whole economy (or growing more slowly than they otherwise would have), temporary workers get fired. Nearly 90 percent of workers who’ve lost their jobs since 2007, according to Bentolila, had temporary contracts.

Reluctance to Hire

In Spain, nearly all of the adjustment to an economic contraction falls on the quantity of temporary workers with jobs, and almost none on the price of permanent workers. Moreover, when demand picks up, companies are reluctant to take on new permanent workers because getting rid of them is so hard. That’s why during the recession, Spain suffered the highest employment losses per percentage point of falling GDP (SPNAGDPQ), not just in the European Union, but out of all industrial economies. That’s why its unemployment rate was so high to begin with (11 percent in 2008), and why its unemployment, having soared, will be so hard to drive down.

The system has other, more subtle perversities. It is anti- growth and anti-competition. Why? Because it gives big companies an advantage over small and medium-sized rivals. Big companies can afford to set pay and terms that are better than the negotiated minimums, giving them a little room for maneuver. Smaller companies, aspiring to be bigger, are more often at the minimums, hence more tied down. Also, big companies can use the rules strategically: Agreeing to higher minimums puts upstart competitors at a disadvantage.

In the years before the crisis hit, Spain’s wage-setting system helped push its costs of production up much faster than in Germany and Europe’s other best-performing countries. Despite this lack of competitiveness, it increased its exports at a respectable clip — but not nearly as much as Germany, and far less than if its labor costs had been better controlled. This accumulated competitiveness deficit will hold back Spain’s economic growth and influence the markets’ assessment of Spain’s ability to service its debts. That’s the connection between a dysfunctional labor market, the risk premium on Spain’s cost of borrowing and the danger of a Spanish default.

Like most of its predecessors, Spain’s new government is struggling to confront the problem. And as before the unions are pushing back hard. Spain may be the extreme case, but the pattern is similar in many other European countries. These battles for structural reform should have been fought and won long ago. The need was well understood while the euro was still on the drawing board.

Maladapted Wage Deals

To say the problem is merely the power of organized labor is too simple-minded. Germany has strong unions yet has been successful — too successful from Europe’s point of view — in controlling wage costs and maintaining high employment. The problem is not powerful unions in their own right, but powerful unions combined with maladapted wage-setting arrangements that, once established, unions are determined to defend.

That’s why it’s not only simple-minded but also plain wrong to deny that Europe’s unions are part of the problem. Unions arguably act in the longer-term interests of their members. What Spain shows is that, depending on the rules, these gains may come not mainly from the owners of capital but from fellow workers, or ex-workers to be more precise.

In other words, there’s a social justice component to structural reform — but not the soak-the-rich, save-the-worker one emphasized by the European left. It would be good to understand that before taking sides.

BLOOBERG

 

http://www.bloomberg.com/news/2012-02-01/why-europe-really-must-pursue-structural-reform-clive-crook.html

————————————————————————————————————————

( Traducción mediante traductor Google )

¿Por qué Europa debe perseguir realmente «reforma estructural»
Por Clive Crook – 31 de enero 2012

Mientras que los gobiernos de Europa luchan para contener su crisis de deuda, una gran parte de lo que salió mal es fácil de olvidar.

A través de la fuerza de la repetición, no sólo a partir de esta emergencia, pero antes de que el experimento de una sola moneda ni siquiera comenzó, pide “reformas estructurales” en la Unión Europea se han convertido en un conjuro vacío. Vale la pena detenerse a entender lo mal que las partes de la UE aún lo necesita.

Vamos a llegar a lo que realmente significa la reforma estructural en un segundo. En primer lugar, tenga en cuenta España. La semana pasada la tasa de desempleo se elevó a 22,9 por ciento. Pensar en eso. En los EE.UU., el desempleo del 8 por ciento es justamente considerado como un desastre nacional. El desempleo en España es casi el triple de eso. España tiene el 14 por ciento de la población de la zona del euro y una tercera parte de sus desempleados. Entre los jóvenes, uno de cada dos está sin trabajo. Y España, al igual que muchos otros países de la UE, espera volver a caer en recesión este año, por lo que los números van más alta.

Vamos a reconocer que el ciclo ya conocido de crédito impulsada por auge y caída es sobre todo lo que hay detrás de esta catástrofe social y económica. La pertenencia de España del euro impulsó las tasas de interés muy bajo y el optimismo muy alto, los precios de los préstamos y los activos se dispararon, la vivienda y la construcción de auge y luego el estallido de la burbuja, y se derrumbó la economía.


Mire más allá del ciclo

El despilfarro del sector público que desempeñó un papel principal en la versión griega de esta calamidad estaba ausente, por cierto. España fue equilibrar su presupuesto antes de la crisis, e incluso ahora su deuda pública es menor que la de Alemania s. (EUDB60DE) Sin embargo, la prima de riesgo sobre el endeudamiento público español es tan agobiante, y las perspectivas de crecimiento del país tan pobre, que los analistas están hablando de un posible incumplimiento. Y, repito, uno de cada cuatro españoles está sin trabajo.

El enfoque de los préstamos y créditos no está mal, pero hay que mirar más allá del ciclo financiero de entender el desempleo español. ¿Por qué la recesión golpeó con tanta fuerza? ¿Y por qué es tan caro a España a pedir prestado?

Aquí es donde la “reforma estructural” entra en juego. Tal vez sólo superado por Grecia, España es ejemplo más notorio de Europa de un mercado laboral roto. En España, como en muchos otros países de la UE en su defecto, “reforma estructural” significa “reforma del mercado laboral” – y “reforma del mercado laboral” es un eufemismo para hacer frente a los sindicatos.
España tiene dos principales formas de contrato de trabajo: temporal y permanente. Esta división y sus implicaciones son admirablemente explicada por Samuel Bentolila y sus colegas en el Centro de España de Estudios Monetarios y Financieros instituto de investigación en un artículo publicado por el Centro de Investigación de Política Económica de Londres. Trabajadores temporales, que representan alrededor de un tercio de la fuerza de trabajo, tienen pocos derechos y son fáciles de fuego, los trabajadores fijos tienen un montón de derechos y son casi imposibles de fuego. Además, la negociación colectiva no se da a nivel de la fábrica o la empresa, sino a nivel de sectores y provincias enteras, y los convenios colectivos tienen fuerza de ley.

Como resultado, las empresas se enfrentan a circunstancias empeoraron no puede ajustar los salarios, prestaciones o condiciones laborales de los trabajadores permanentes. Trabajadores temporales, sin derechos, se dejan llevar toda la carga. En términos simples, cuando se desploma de negocios, en lugar de caída de los salarios en toda la economía (o creciendo más lentamente de lo que lo hubiera), los trabajadores temporales despedidos. Casi el 90 por ciento de los trabajadores que han perdido sus empleos desde 2007, según Bentolila, tenían contratos temporales.

Renuencia a contratar

En España, casi la totalidad de la adaptación a una contracción de la economía cae en la cantidad de trabajadores temporales con puestos de trabajo, y casi ninguno en el precio de los trabajadores permanentes. Además, cuando sube la demanda, las empresas son reacias a tomar nuevos trabajadores permanentes por deshacerse de ellos es tan difícil. Es por eso que durante la recesión, España sufrió las mayores pérdidas de empleo por cada punto porcentual de caída del PIB (SPNAGDPQ), no sólo en la Unión Europea, pero fuera de todas las economías industriales. Es por eso que su tasa de desempleo era tan alta, para empezar (11 por ciento en 2008), y por qué su tasa de desempleo, después de haber disparado, será tan difícil de reducir.
El sistema tiene otras perversidades, más sutil. Es anti-crecimiento y la lucha contra la competencia. ¿Por qué? Porque le da a las grandes empresas una ventaja sobre sus rivales pequeñas y medianas empresas. Las grandes empresas pueden permitirse el lujo de establecer salarios y condiciones que son mejores que los mínimos negociados, dándoles un poco de espacio para maniobrar. Las empresas más pequeñas, que aspiran a ser más grande, más a menudo a los mínimos, por lo tanto, más atado. Además, las grandes empresas pueden utilizar las reglas de forma estratégica: Estar de acuerdo en mínimos más altos pone nuevos competidores están en desventaja.

En los años antes de la crisis, la fijación de salarios en España el sistema ayudó a impulsar sus costes de producción mucho más rápido que en Alemania y otros países de Europa con mejores resultados. A pesar de esta falta de competitividad, que aumentó sus exportaciones a un ritmo respetable -, pero no tanto como Alemania, y mucho menos si sus costos de mano de obra había sido controlado mejor. Este déficit de competitividad acumulada frenará el crecimiento económico de España y de influir en la evaluación de los mercados de la capacidad de España para pagar sus deudas. Esa es la conexión entre el mercado de trabajo disfuncional, la prima de riesgo en el costo de los préstamos de España y el peligro de un defecto español.
Como la mayoría de sus predecesores, el nuevo gobierno de España está luchando para hacer frente al problema. Y como antes los sindicatos están presionando duro. España puede ser el caso extremo, pero el patrón es similar en muchos otros países europeos. Estas luchas por la reforma estructural se han librado y ganado hace mucho tiempo. La necesidad fue bien entendido, mientras que el euro todavía estaba en la mesa de dibujo.


Salarios desajustados

Decir que el problema es simplemente el poder del trabajo organizado es demasiado simplista. Alemania tiene unos sindicatos fuertes pero ha sido un éxito – demasiado éxito desde el punto de vista de Europa – en el control de los costes salariales y el mantenimiento del empleo de alta. El problema no es los poderosos sindicatos en sí mismos, pero los poderosos sindicatos junto con inadaptados de fijación de salarios acuerdos que, una vez establecidos, los sindicatos están decididos a defender.

Es por eso que no sólo es ingenua sino también equivocada claro para negar que los sindicatos de Europa forman parte del problema. Podría decirse que los sindicatos actúen en interés a largo plazo de sus miembros. Lo que España muestra es que, dependiendo de las reglas, estos logros no pueden venir principalmente de los dueños del capital, sino de los propios trabajadores o ex trabajadores para ser más precisos.

En otras palabras, hay un componente de justicia social a las reformas estructurales -, pero no el remojo a los ricos-, salvo la de los trabajadores-un énfasis por la izquierda europea. Sería bueno entender que antes de tomar partido.