RobertoMontero
El Valor de tu Patrimonio Por Roberto Montero

“Se puede dejar de correr, o dejar de entrar en juego durante largos minutos; lo único que no se puede dejar de hacer es pensar” (César Luis Menotti)

Unos meses atrás nadie se hubiera imaginado que nuestra selección llegaría al mundial. Con mucho trabajo y una pizca de suerte logramos algo que las generaciones jóvenes nunca habían visto: la ‘blanquirroja’ en el campeonato más importante de fútbol.

Luego del reciente sorteo de los grupos, me puse a analizar —al igual que muchos de ustedes— las posibilidades de nuestra selección. Haciendo este análisis tuve cierto déjà vu frente al típico análisis de fundamentos que se hace para decidir dónde invertir. El clásico top-down o bottom-up se aplica en muchas circunstancias.

Te invito a seguir el siguiente ping-pong entre mis pronósticos para el mundial y las estrategias de inversión del 2018. Sé que tendremos puntos de vista diferentes (especialmente en lo futbolístico), pero siempre es bueno que alguien sea el primero en poner las cartas sobre la mesa.

1. Escenario global y Rusia 2018

Rusia ha confirmado que serán 12 las sedes del mundial, distribuidos en 11 ciudades que albergarán los 64 partidos. Estas ciudades se eligieron con la finalidad de reducir los tiempos y costos de traslado de los equipos, motivo por el cual casi todas las sedes, con excepción de Ekaterimburgo, se encuentran en la parte europea de Rusia.

Para el 2018 el contexto económico global en el cual se desenvolverán nuestras inversiones financieras seguirá siendo positivo. El crecimiento económico mundial se ha revisado recientemente al alza (+3.6%), sustentado en la solidez de la economía americana (+2.4%) y el crecimiento estructural de las economías emergentes (+4.9%), especialmente Asia. Las tasas de interés se mantendrán en niveles bajos, con un mercado laboral fuerte y tasas de inflación volviendo hacia los rangos meta. Por el lado de los países emergentes, se retoma el crecimiento con inflaciones controladas y bancos centrales sesgados hacia una política monetaria más acomodativa.

2. La fase de grupos y los bloques de inversión

 a) Países desarrollados

Rusia 2018 contará con la presencia de 13 economías desarrolladas, encabezadas por el actual campeón mundial, Alemania (Grupo F), país que no debería tener mayor problema en pasar como líder de su grupo. Por su parte, Portugal (actual monarca de Europa) y España, también deberán pasar a octavos sin mayores problemas (Grupo B), al igual que Bélgica e Inglaterra (Grupo G).

Uno de los favoritos para llegar a la final, Francia, también tiene un grupo accesible (Grupo C), mientras que Suecia, quien se encargó de eliminar a Italia en noviembre pasado, la tendrá muy complicada dentro del Grupo F junto a Alemania y México. Los menos favorecidos de este bloque son Dinamarca, Islandia, Suiza, Corea del Sur, Australia y Japón, quienes pienso que sólo jugarán tres partidos en este mundial.

Si bien muchos creen que la economía estadounidense estaría en un pico, yo pienso que aún hay espacio para que EEUU alcance la parte final del ciclo positivo a lo largo del 2018. Fundamentos: Mercado laboral fuerte, precios relativos más sólidos (inflación y salarios reales) y una dupla consumo privado – inversión no residencial galopante. A ello se le suma el estímulo fiscal, aunque con un efecto marginal sobre el PBI.

Europa sigue los pasos de EEUU. La recuperación durante el 2017 se mantendrá el próximo año. Fundamentos: Demanda interna fuerte por (i) consumo privado que se beneficia de la recuperación del mercado laboral y el menor apalancamiento personal, resultando en tasas de ahorro mínimas; y (ii) la inversión que sigue apoyada en las expectativas positivas del empresariado y las mejores condiciones de financiamiento (tasas bajas y menor apalancamiento corporativo). ¿Qué países son los atractivos? Alemania, España y Francia seguirán al frente del crecimiento, con un Italia más rezagada. ¿Dónde está la diferencia con EEUU? En la debilidad institucional, una falta de integración fiscal y el ruido que generará el brexit durante el 2018.

b) EEMEA y Asia Emergente

Este bloque de países está encabezado por el anfitrión del mundial, Rusia, quien no muestra un equipo muy competitivo, pero tendrá la ventaja de jugar en casa y en un grupo no muy complicado (Grupo A). Croacia y Polonia deberían continuar hasta octavos de final, mientras que Serbia, Egipto, Arabia Saudita, Túnez, Irán y Marruecos regresarían a casa en la primera ronda. Un punto aparte merece Nigeria y Senegal, quienes podrían dar la sorpresa en sus grupos (D y H respectivamente), aunque de darse este escenario, no espero que lleguen más allá de octavos.

La economía reina de este bloque es China. Si bien no está en el mundial, sigue siendo el foco de atención para cualquier decisión de inversión en países emergentes. El crecimiento estimado para el 2018 se ubica en 6.4%. El modelo económico sigue priorizando la demanda interna frente a la inversión, lo que continuará restando soporte a la demanda por metales industriales. No obstante, el consumo privado se seguirá beneficiando de la fortaleza del empleo y el acceso al crédito minorista. La palabra clave aquí es estabilidad, la cual deberá mantener aún la atención del inversionista global en el bloque de países emergentes. El riesgo continuará siendo su sector financiero.

c) Latam

Indudablemente Brasil parte como favorito para llegar hasta la final. Ahora sí se aprecia un equipo muy ordenado, con bastante creatividad y contundencia en el ataque. Por su parte, México tendrá a Suecia con el rival a vencer, aunque el nivel que está mostrando debería ser suficiente para quedar segundo en el grupo F. Argentina nuevamente se medirá con Nigeria, y si bien su grupo no es complicado, deberá mejorar mucho si quiere avanzar más allá de los cuartos de final. Colombia, Perú, Uruguay y Costa Rica deberían pasar a octavos y ahí terminar su participación. Finalmente, Panamá llega al mundial para ganar experiencia.

El bloque latinoamericano se ha beneficiado de la recuperación de las materias primas (sector externo y la balanza en cuenta corriente), mientras que la inflación ya está ubicándose en los rangos meta, lo que permite a los Bancos Centrales ser más laxos en sus políticas monetarias.

Dentro de este bloque, Brasil será en el 2018 uno de los ejes de crecimiento, con una tasa estimada de 2.4%. El Banco Central tiene aún mayor margen para reducir la tasa Selic por debajo del actual 7.5%. El otro país a tener en cuenta es México, quien crecería a una tasa de 2.2%. No se espera que las negociaciones con US tengan algún resultado negativo, aunque sí generará volatilidad. Otro elemento que hará ruido político es la elección presidencial de julio. Si bien López Obrador está liderando las encuestas, aún falta definir candidatos en los demás partidos. En el caso de Perú, el 2018 deberemos crecer a 3.9%, sustentado en la demanda interna, que a su vez se apoya en la recuperación de la inversión privada y pública.

3. El once ideal Perú y la asignación de activos globales

a) El arquero

Sin discusión alguna, Gallese nos ha dado la tranquilidad que hace muchos años no teníamos bajo los tres palos.

En el arco de las inversiones, preservar el capital es la clave, y se lograr a través del mercado de dinero (money market). El escenario 2018 para obtener retornos es retador: la FED no subirá tasas más de dos veces el próximo año y ha reducido su tasa de equilibrio a 2.75%, mientras que en Europa y Japón los estímulos monetarios se mantendrán.

Alternativas: (i) invertir en fondos sobre préstamos bancarios senior a tasas flotantes con re-precio cada seis meses aprovechando un entorno de tasas al alza; y (ii) depósitos sintéticos usando tasas de interés pasivas en países emergentes (Brasil, Colombia o incluso Perú) y un FWD LCY/USD que aproveche momentos de baja volatilidad de la moneda local.

b) La defensa

Para mí, indiscutibles son Advíncula, Rodríguez, Ramos y Trauco. Aunque algunos consideran que Corzo debería reemplazar a Advíncula, desde mi punto de vista no hay comparación.

La parte defensiva de un portafolio se obtiene en la generación de rentas. Aquí los bonos son instrumentos clave. ¿De qué depende el precio del bono? De lo que suceda con la tasa de interés de referencia (para emisiones en dólares son los UST) y el riesgo crediticio del emisor (spread). Veamos brevemente ambas.

La curva de UST deberá aplanarse durante el 2018 (incluso podría invertirse ligeramente) debido a que el alza de tasas de corto plazo (efecto FED) será mayor al alza de las tasas de largo plazo (efecto reducción hoja de balance FED). Como referencia, el UST10 se debería mantener entre 2.5% y 2.6%.

En cuanto al spread crediticio, en promedio la fuerte demanda ha reducido esta variable considerablemente este año, lo que limita la posibilidad de absorber parte del incremento de la curva de UST. El efecto conjunto de estos dos elementos resulta negativo para el precio de los bonos. ¿Solución? Ser selectivos.

Emisiones con buena calificación crediticia (investment grade): Spreads muy comprimidos pero los fundamentos macroeconómicos le brindan cierto soporte. Se deben buscar emisiones con buena renta (carry) para compensar parte de la subida de tasas UST (estimada entre 25 y 35 pbs). Foco principal: EEUU.

Emisiones con menor rating crediticio (high yield): Los spreads se han comprimido pero el carry en muchos casos compensa el alza estimada en el UST (entre 70 y 80 pbs). Además, las tasas de incumplimiento de pago (defaults) están en niveles mínimos (especialmente en US).

Emisiones mercados emergentes: mantienen el atractivo, aunque menor al 2017. En Latam, los fundamentos económicos y corporativos son bastante positivos, a lo cual se le suma que seguirá un entorno de tasas bajas y exceso de liquidez mundial (FED, BCE y BoJ). Foco: emisiones high yield.

c) El medio campo

Creo que aquí no hay mucha duda. Tapia, Flores, Yotun, Cueva y Carrillo. Estos tres últimos más adelantados para hacer el nexo ideal con nuestro ataque.

El control de la pelota y la habilidad ofensiva en inversiones se puede lograr con activos de crecimiento, es decir, aquellos que brindan una mayor ganancia de capital esperada. Por ello las acciones son las más usadas para marcar esta diferencia.

La mayoría de los índices bursátiles mundiales muestran una fuerte apreciación. Uno de los principales motores ha sido la ganancia corporativa (BPA), la cual se estima que crezca alrededor de 10% durante el 2018. Foco: EEUU, a pesar de lo sobre-comprado de su mercado, sigue siendo una opción importante debido a sus fundamentos económicos y las utilidades corporativas. El otro jugador es Japón, cuya bolsa está relativamente más barata y soportada por una política monetaria más laxa.

Adicionalmente, el escenario de tasas de interés al alza, ciclo económico aún positivo y crecimiento de utilidades corporativas, hacen preferir las acciones de empresas maduras (value) sobre empresas en crecimiento (growth).

d) El ataque

Indiscutiblemente el líder de nuestra selección ha sido desde el principio Paolo Guerrero. A pesar de la suspensión que le impidió jugar los partidos contra Nueva Zelanda, Guerrero será nuestro líder en Rusia 2018.

Los goles en inversiones los hacemos con los activos más volátiles. Aquí resulta clave el mercado emergente de acciones y las mercancías o materias primas (commodities). En el primer caso, este mercado aparece como más atractivo que US, Europa y Japón, aunque el riesgo implícito es también mayor. Foco: Los mercados asiáticos sobre los latinoamericanos, tanto por múltiplos como fundamentos (beneficios corporativos estimados y menor dependencia relativa de las materias primas). En Perú, el 2018 deberá ser otro año bueno, aunque con tasas de retorno bastante menores a las observadas este año. Construcción deberá liderar el índice, seguido por las empresas mineras y consumo.

Finalmente, en mercancías el petróleo permanecerá estable durante el 2018, mientras que la perspectiva de los metales no será tan positiva como este año (China con menor crecimiento, inventarios elevados en varios metales y fortaleza del dólar).

e) El entrenador

Todo buen equipo tiene un buen estratega detrás. En nuestro caso, Ricardo Gareca ha sido aquella persona que no he permitido que nuestros jugadores dejen de pensar, como dice Menotti en la frase inicial de este artículo.

En inversiones es igual de importante contar con un estratega idóneo para administrar tu patrimonio. Ya he escrito varias veces sobre cómo elegir adecuadamente a tu asesor patrimonial, por lo cual no tienes excusa para echar por la borda todo este análisis tratando de manejarlo tu solo. Recuerda que el mercado es volátil, y eso requiere dedicación a tiempo completo y mucha experiencia.

4. Pronósticos finales

No quiero cerrar este post sin lanzarme con un pronóstico de los partidos del mundial. Estas son mis llaves para octavos de final: Rusia-España, Francia-Croacia, Brasil-México, Bélgica-Colombia, Portugal-Uruguay, Argentina-Perú (¡sí, estaremos en octavos!), Alemania-Costa Rica, y Polonia-Inglaterra.

En cuartos de final los partidos serán: España-Francia, Brasil-Bélgica, Portugal-Argentina, Alemania-Inglaterra. En semifinales: Francia-Brasil, Portugal-Alemania; y la gran final será un recuerdo de Japón 2002: Brasil-Alemania. Este último resultado lo dejo por ahora sin pronóstico (a ver si alguien se anima a darlo).

En inversiones, luego de todo lo visto, mi pronóstico o conclusión para el 2018 se puede resumir en los siguientes puntos:

  • Money market: underweight (U/W). Recomiendo aumentar la duración y buscar activos vinculados a tasas de préstamos y sintéticos
  • Renta fija: neutral. Preferencia por high yield US y mercados emergentes
  • Renta variable: Overweight (O/W). Recomiendo EEUU, Japón, Asia Emergente; y empresas value sobre growth
  • Commodities: Underweight (U/W) en metales y neutral en petróleo.
LinkedIn