SergioBorasino
Factor Humano Por Sergio Borasino

1. Peléate con tu jefe

A lo largo de tu carrera tendrás varios jefes. De todos puedes aprender algo: eso te lo garantizo. Con algunos de ellos congeniarás y se convertirán en amigos de por vida. Pero con otros puedes llegar al polo opuesto. Un error no poco común es pelearte abiertamente con él o ella. No conozco a un solo profesional que haya salido airoso de esta situación. La mejor estrategia es trazar un plan de salida por la vía diplomática: buscar otra asignación dentro o fuera de la empresa, o esperar pacientemente el siguiente cambio. La espera parece una locura, pero la evidencia nos muestra que, en muchos casos, el que se queda termina quedándose solo —sus pares encuentran otras opciones— y se convierte en la única opción a ascender.

2. Cámbiate de trabajo frecuentemente

En la mente de muchos empleadores, cambiarte de trabajo de forma frecuente acerca tu posicionamiento al de un mercenario. Los empleadores serios buscan gente apasionada por la propuesta profesional. Piensan que el tema económico ‘acompaña, no convence’. Muchos cambios, muy seguidos —un promedio de menos de cuatro años por empresa—, te pueden incluir en este prejuicio.

3. Trabaja para una empresa con una ética dudosa

Eso te posiciona como una persona de ética dudosa. Por un lado, cuestiona tu integridad. Por otro, aunque puedas demostrar que no estuviste involucrado en los problemas de la empresa, limita tu potencial contratación. ¿Por qué? Porque tu llegada a la nueva empresa le daría un mensaje equivocado a la organización (¿ahora contratamos a gente de empresas de ética dudosa?) y esto en muchos casos lleva a los empleadores a abstenerse.

LinkedIn